SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número2Enfermedades heredometabólicas y embarazoEpidemiología de la rotura prematura de membranas en un hospital ginecoobstétrico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

Bookmark

  • |

Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología

versión On-line ISSN 1561-3062

Rev Cubana Obstet Ginecol v.29 n.2 Ciudad de la Habana Mayo-ago. 2003

 

Hospital Docente Ginecoobstétrico "Julio Alfonso Medina". Matanzas

Resultados perinatales y maternos de los embarazos en edad madura

Dr. Jesús Hernández Cabrera,1 Dra. Danilec Hernández Hernández,2 Dr. Lázaro García León,3 Dra. Silvia Rendón García,2 Dr. Bárbaro Dávila Albuerne2 y Lic. Roberto Suárez Ojeda4

Resumen

En el hospital docente ginecoobstétrico "Julio Alfonso Medina" de Matanzas se realizó una investigación con las embarazadas después de 35 años y más con el objetivo de valorar los resultados perinatales y maternos de las embarazadas en la edad madura. La muestra se conformó con 389 mujeres que fueron el total de parturientas de este grupo de edad de la referida institución durante los años 1999 y 2000 y representó el 6,2 % del total de nacimientos de ese período. Del libro de registro se tomaron los datos que permitieron caracterizar a la muestra por la presencia o no de enfermedades, el tiempo gestacional y el peso de los nacidos. Los valores se expresaron en porcentajes y se calcularon los valores promedios y la desviación estándar. Los resultados indicaron que el embarazo en edad madura después de 35 años influyó negativamente sobre indicadores de mortalidad y morbilidad perinatal y materna. La única muerte materna recayó en este grupo de edad.

DeCS: EDAD MATERNA IGUAL O SUPERIOR A 35 AÑOS; COMPLICACIONES DEL EMBARAZO; FACTORES DE RIESGO; MORTALIDAD MATERNA; MORTALIDAD INFANTIL; INDICADORES DE MORBIMORTALIDAD; EDAD GESTACIONAL; PARTO NORMAL; CESAREA.

En la literatura biomédica se afirma que el embarazo en mujeres mayores de 35 años trae aparejado complicaciones para el binomio madre-hijo. Se trata de una paciente de alto riesgo obstétrico (ARO) y al igual que las de 19 años, se han clasificado como grupo de riesgo de la edad extrema de la vida.1-11

La maternidad tardía se asocia generalmente a alteraciones crónicas preexistentes 1,6,9-14 que inevitablemente se modifican con la edad, las cuales en su mayoría son identificadas mediante una correcta atención prenatal.4,5,7,10-14

No ha sido infrecuente en el trabajo diario encontrar gestantes que incluso sobrepasan los 35 años y en las que aparecieron afecciones dependientes o no de la gestación. Por lo anterior surgió la motivación para la realización del presente estudio con el objetivo de valorar los resultados perinatales y maternos de las embarazadas en la edad madura.

Métodos

La muestra se conformó con 389 mujeres de 35 años y más que fueron el total de parturientas de la referida institución durante los años 1999 y 2000.

Del libro de registros se tomó la edad de todas las mujeres que parieron en 1999 y el 2000, las enfermedades que presentaron las paridas de más de 35 años, su tiempo gestacional en semanas, así como el peso de los nacidos de estas mujeres.

Se organizó una base de datos con los valores de todos los indicadores mencionados arriba y mediante el sistema computadorizado Microstat se calcularon los valores promedios y la desviación estándar, esta última con sus valores mínimos y máximos. Los valores se expresaron en porcentajes.

Resultados

En la tabla 1 se aprecia que el 6,2 % de las mujeres que parieron en el período estudiado tenían más de 35 años.

Tabla 1. Distribución por grupo de edad de todas las pacientes que parieron en el período estudiado

Grupo de edad

Año

1999-2000

Total
%
Hasta 19 años
389
394
783
12,4
20-34 años
2 732
2 410
5 142
81,4
Mayores 35
171
218
389
6,2
Total
3 292
3 022
6 314

Fuente: Departamento archivo y estadísticas. Hospital docente ginecoobstétrico "Julio Alfonso Medina".

En la tabla 2 se destaca que las enfermedades que con más frecuencia se presentaron en las mujeres de edad madura fueron la ruptura prematura de membrana (RPM), la hipertensión arterial y el embarazo prolongado.

Tabla 2. Enfermedades encontradas en las embarazadas mayores de 35 años, dependentes o no de la gestación

 
N
%
Sin enfermedades
249
64, 0
Con enfermedades
140
35,9
De estas:
Ruptura prematura de membranas
49
35,0
Hipertensión:
38
27,1
Tipo I
15
10,7
P.E.L.
10
7,1
P.E.G.
5
3,5
Tipo II
18
12,8
Tipo III
5
3,5
Embarazo prolongado
20
14,2
Oligoamnios
6
4,2
Gestorragias
5
3,5
Placenta previa
3
2,1
Hematoma retroplacentario
2
1,4
CIUR
5
3,5
Diabetes mellitus
5
3,5
Gestacional
4
2.8
Pregestacional
1
0.7
Gemelares
3
2,1
Asma
2
1,4
Mioma uterino
1
0,7
Miopía degenerativa
1
0,7
Toxoplasmosis
1
0,7
Plastia vaginal
1
0,7
Rh neg. sensibilizado
1
0,7

N=140 Fuente: Historia clínica.

En la tabla 3 se aprecia que sólo 20 recién nacidos, 5,1 % tuvieron bajo peso y en la tabla 4 se puede observar que la mayoría de los partos, 346, ocurrió en la gestación a término.

Tabla 3. Comportamiento del peso en gramos de los nacidos de madres mayores de 35 años

Peso en gramos
Cantidad
%
Min. (g)
Máx. (g)
X (g)
Hasta 2 499
20
5,1
980
2 320
1 807,1
2 500-4 200
351
90,3
2 500
4 200
3 286,9
4 201 y más
18
4,6
4 230
4 900
4 465,1

Fuente: Historia clínica.

Tabla 4. Comportamiento del tiempo gestacional en las mujeres mayores de 35 años

Tiempo gestacional en semanas
Cantidad
%
Min.
Máx.
28 a 36,6
23
5,91
28
36,6
34,2
37 a 42
346
88,95
37
42
39,5
42,1 y más
20
5,14
42,1
43
42,3

Fuente: Historia clínica.

En la tabla 5 se aprecia la influencia negativa del embarazo en edad madura sobre los indicadores de morbilidad y mortalidad perinatal y materna del hospital.

Tabla 5. Resultados perinatales y maternos del embarazo en edad madura

 

Año

Total

En mayores
de 35 años


Estimado del centro

n
%
1999
2000
Nacimientos
3 292
3 022
6 314
389
6,2
6,2
Cesáreas primitivas
424
463
887
58
6,5
15,3
Cesáreas iteradas
240
233
473
25
5,2
7,4
Recién nacido de bajo peso
219
198
417
20
5,1
6,6
Apgar bajo
89
76
165
9
5,4
2,5
0,6
Muertes fetales
44
44
88
8
9
14,7
Muertes neonatales
8
9
17
6
35,2
3
Muertes perinatales
52
53
105
14
13,3
17,7
Muertes maternas
1
0
1
1
100
0

Fuente: Anuario, Dpto. Archivo estadística.

Discusión

Como se observa en la tabla 1 de un total de 6 314 nacimientos, ocurrieron en mujeres mayores de 35 años 389 para 6,2 % del total de las paridas en el hospital. Estas cifras concuerdan con las dadas por algunos autores revisados.1,4,5,11 A pesar de la disminución de la natalidad en Cuba, como puede observarse, el embarazo en mujeres con edad madura tendió a incrementarse en el año 2000 con relación a 1999.

En la tabla 2 al estudiar las principales enfermedades dependientes o no de la gestación, se comprobó que en su mayoría se comportaron igual que lo publicado por otros autores, que exponen que muchas enfermedades crónicas tienden a agravarse con la edad,2,4-6,11 y comentan la presencia de las gestorragias. 2,3 También en este estudio se destaca que se encontró disminución del embarazo prolongado con relación a lo informado en la literatura.4,5,11

Al estudiar el peso en gramos en la tabla 3 se pudo observar que el indicador bajo peso no tuvo la supremacía, aspecto que no coincidió con los autores revisados que plantean la predisposición a crecimiento intrauterino retardado (CIUR) y al bajo peso sobre todo por la sumatoria de enfermedades vasculares crónicas.1,6,9-14

También, algunos autores destacan la tendencia a la macrosomía que en este estudio no se comportó así.2,11

Cuando estudiamos en la tabla 4 el tiempo gestacional en semanas no se correspondió con lo planteado por algunos autores que destacan la incidencia de gestaciones pretérminos.1,2,4,5,10-14

En la tabla 5 cuando estudiamos los principales indicadores perinatales y su relación con el embarazo en edad madura se observó que el indicador de cesárea primitiva se presentó en 6,5 %. Muchos autores plantean que el incremento de este indicador tanto en nulíparas como en multíparas se debe a la presencia de afecciones obstétricas,2,4,5,11,13,14 otras veces a la excesiva preocupación por el resultado final de la gestación tanto del médico como de la paciente,2,3,5,6,14,16 lo que también ocurre en los casos que se presenta la macrosomía por temor a la distocia de hombro.2,5 Otros autores no han encontrado elevado el indicador de cesáreas primitiva en mujeres de edad madura.8,9,13-15

Referente a la morbilidad por Apgar bajo así como el indicador de bajo peso tuvieron significación estadística que coincidió con los autores revisados.3-5,10-13

La mortalidad perinatal se presentó en el neonato en 6 casos para el 35,2 % y en el feto, en 8 casos para 9 %. Estas muertes no se relacionaron con malformaciones congénitas.

Cuando se analizó el libro de registro del hospital que recoge las malformaciones congénitas que después sigue el departamento de genética, se encontró que durante 1999 se produjeron 58 defunciones con menos de 1 000 g; del grupo de 500 g y menos, 21 casos y sólo 4 se correspondieron a mujeres mayores de 35 años para 19,9 % del total de pacientes y las malformaciones fueron hidrocefalia, 2 casos, polimalformación renal, un caso y una cromosomopatía. En el grupo de 501 a 999 g; un caso con ascitis y fascie mongoloide correspondiente a una paciente de más de 35 años para 2,7 % de los casos. En el año 2000 se registraron 73 defunciones en menores de 1 000 g. En el grupo de 500 g y menos de 65 casos, 8 correspondieron a mujeres mayores de 35 años para 12,3 % siendo las causas: hidrops fetal, un caso; cardiopatía compleja, 2 casos; meningoceles 2 casos; virosis, 2 casos; acráneo, un caso; y en el grupo de 501-999 g, 8 casos, solo se notificó una paciente mayor de 35 años para 12,5 % que correspondió a una cardiopatía compleja.

Estos resultados se comportaron de forma similar a otros encontrados en el país que demostraron menos incidencia de malformaciones congénitas en este grupo de edad de riesgo, sobre todo del síndrome de Down8,9,11,14-16 mientras que otros autores, fundamentalmente extranjeros, sí han encontrado malformaciones congénitas en mayor cuantía en este grupo.4,5,11,12,17

En cuanto a indicador de muerte materna, la única ocurrida recayó en el grupo de mujeres de 35 años y más.

La literatura consultada hace señalamientos sobre la alta incidencia de muerte materna a medida que las gestantes pasan de los 35 años y tienen otras enfermedades preexistentes y destacan que la misma es hasta 4 veces mayor que en el grupo de 20-24 años,1,6,9-14 es también condición favorable para todo tipo de morbilidad materna.

En la mujer de edad madura, una vez embarazada debe evaluarse de una forma realista los riesgos (como probalilístico) de su gestación y una vez aceptado el embarazo no debe infundírseles temor a la maternidad y mucho menos atormentarlas por su condición de constituir un alto riesgo obstétrico.

Finalmente se puede concluir que los embarazos después de 35 años en Cuba son cada vez más frecuentes y el respaldo de una asistencia obstétrica especializada ha permitido que a pesar del riesgo de la edad, sean compatibles con resultados exitosos en la mayoría de las mujeres en edad madura.

Summary

In "Julio Alfonso Medina" gynecological and obstetric hospital in Matanzas province, a research study was carried out on pregnant women aged 35 years and older aimed at assessing the perinatal and maternal results from older pregnant women. The sample was made up of 389 females, that is, the total number of women who gave birth in this age group in the above-mentioned institution during 1999 and 2000, accounting for 6,2% of the total births in this period. Data were taken from the register book, which allows characterizing the sample according to the existence or absence of diseases, gestational age and the birthweight of the newborn. Figures were given as percentages; average values and standard deviation were estimated. The results indicated that pregnancy at older age over 35 years adversely affect perinatal and maternal indicators of mortality and morbidity. The only maternal death occurred in this age group

Subject headings: MATERNAL AGE 35 AND OVER; PREGNANCY COMPLICATIONS; RISK FACTORS; MATERNAL MORTALITY; INFANT MORTALITY; INDICATORS OF MORBIDITY AND MORTALITY; GESTATIONAL AGE; NATURAL CHILDBIRTH; CESAREAN SECTION.

Referencias bibliográficas

  1. Hansen JP. Older maternal age and pregnancy outcome: a review of the literature. Obst Gynecol Sur 1986;41:726.
  2. Lehmann DK, Crism J. Pregnancy outcome in medically complicated and uncomplicated patients age 40 years or older. Am J Obst 1987;157:738.
  3. Bulhler JW, Kauntiz AM, Hogue C, Jr. Hughes JM, Smith JC, Rochar RW. Maternal mortality in women aged 35 years or older. United States JAMA 1986;253-55.
  4. Berkowitz GS, Shownon ML, Lapinski RL. Delayed childbearing and the outcome of pregnancy. N Eng J Med 1990;322(10):659-64.
  5. Cunnighamn FG, Leve KJ. Childbearing among older women, the message is cautiously optimist. New Engl J Med 1995;333(15):1002-8.
  6. Prysak M, Lorenz RP, Kysli A. Pregnancy outcome in multiparas women 35 year old and older. Obst Gynecol 1995;85(1):65-85.
  7. Dildy GA, Jackson GM, Towers GK, Oshin BT, Warner NW, Clark ST. Very advanced maternal age pregnancy after 45 year. Am J Obst Gynecol 1996;65-85.
  8. Bobrowski RA, Baltons SF. Underapreciated risks of elderly multipara. Am J Obst Gynecol 1997;172-1764.
  9. Edge V, Laros RK. Pregnancy outcome in nuliparous women age 35 of older. Am J Obst Gynecol 1995;168-1881.
  10. Riesgo Obstétrico en Manual de Diagnóstico y Tratamiento en Obstetricia y Perinatología. Cap. 3. Embarazo de riesgo. La Habana: Ecimed; 1997: 135-42.
  11. Campa Cruz M, Martínez Camejo J, Russel González A, Acosta Vidal Z. Algunos factores de riesgo de la mortalidad infantil en un área de salud. Rev Cubana Med Gen Integ 1995;11(2):121.
  12. Lugones Boitell M, Córdova Armengol M de, Quintana Riverón T. Análisis del bajo peso al nacer en la atención primaria. Rev Cubana Med Gen Integ 1995;(4):332-6.
  13. Medina L, Moronta A. Mortalidad neonatal en la maternidad Concepción Palacios durante el año 1990. Gas Caracas 1994:102(1):57-65.
  14. Zighelbaum I, Sánchez Rivero M. Primigesta añosa. Asistente obstétrica, Venezuela, 1994;54(1):1-16.
  15. Vargas Catalán N, Cerca J. Mortalidad infantil y neonatal en Chile entre 1985-1990. Rev Chile Ped 1993;64(1):45-9.
  16. Puffer R. La planificación familiar y la mortalidad materna e infantil en los E.U.A. Bol Of Sanit Panam 1993;115(5):389-404.
  17. Díaz Alonso G, González Docal D, Román Fernández L, Cueto Guerrero T. Factores de riesgo del bajo peso al nacer. Rev Cubana Med Gen Integ 1995; 11(3):224-31.
  18. Brito Méndez E, Vargas, Vázquez Márquez A, Espinosa Torres A, Guerra Verdecia C. Aspectos relevantes en las cesáreas primitivas. Rev Cubana Obstet Ginecol 1993;19(1):3-10.
  19. Oteiza Ferrero M, Alonso Lotte T, Cendor Menez I, Roca Ortiz J, Pérez Valle A, Estévez Lloret M. Tendencias del síndrome de Down en Cuba, su relación con edad materna y tasa de fecundidad. Rev Cubana Ped 1998;70(3):141-7.
  20. León R, Gallegos Machado B, Estévez Rodríguez E, Rodríguez García S. Mortalidad Infantil. Análisis de un decenio. Rev Cubana Med Gen Integ 1998;14(6):606-10.

Recibido: 5 de septiembre de 2002. Aprobado: 20 de noviembre de 2002.
Dr. Jesús Hernández Cabrera. Hospital ginecoobstétrico "Julio Alfonso Medina". Matanzas. Cuba.

1 Especialista de II Grado en Ginecología y Obstetricia. Profesor Instructor.
2 Especialista de I Grado en Ginecología y Obstetricia.
3 Especialista de II Grado en Ginecología y Obstetricia. Profesor Asistente.
4 Master en Matemática. Licenciado en Matemática.