SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número1Algunos aspectos genéticos, moleculares y clínicos del cáncer colorrectal hereditario no polipoideo índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas

versão impressa ISSN 0864-0300versão On-line ISSN 1561-3011

Rev Cubana Invest Bioméd v.23 n.1 supl.1 Ciudad de la Habana ene.-mar. 2004

 

Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos

Papel de los radicales libres sobre el ADN: carcinogénesis y terapia antioxidante

 Lic. Adonis E. Zorrilla García, Lic. Mayté Eirez Izquierdo y Lic. Moreisby Izquierdo Expósito

 

Resumen

Se realizó una revisión acerca del papel de los radicales libres sobre el ADN. Según datos de incidencia obtenidos por registros de cáncer existentes en el mundo y los datos de mortalidad mundial disponibles, se puede estimar que se producen más de 8 000 000 de casos nuevos de cáncer al año (exceptuando los cánceres de piel diferentes del melanoma). Han sido estas las razones que han convertido al cáncer en un problema sanitario de primer orden, con la paradoja de que tanto su incidencia como su mortalidad aumentan a pesar de los grandes progresos en el diagnóstico y tratamiento alcanzados en los últimos años. De manera general el tratamiento clínico de esta enfermedad consiste en el tratamiento de los síntomas, buscando mejorar la calidad de vida de estos pacientes, y no en las posibles causas, como la generación de radicales libres en el organismo.

DeCS: RADICALES LIBRES; ADN; ESPECIES DE OXIGENO REACTIVO; ANTIOXIDANTES/ uso terapéutico; NEOPLASMAS/ epidemiology; NEOPLASMAS/ mortalidad; NEOPLASMAS/ therapy.

 

 

Habitualmente, el oxígeno se encuentra en su forma más estable (O2)2, sin embargo, en determinadas condiciones, principalmente por medio de reacciones bioquímicas redox, por fagocitosis, en una reacción inflamatoria controlada; o por exposición a radiaciones ionizantes, rayos ultravioletas, contaminación ambiental, humo de cigarro, drogas, entre otras; pueden producirse una serie de especies químicas (moléculas o radicales libres) altamente reactivas (Turrens J. Fuentes intracelulares de especies oxidantes en condiciones normales y patológicas. Antioxidantes y calidad de vida. Estrés oxidativo y antioxidantes: de las ciencias básicas a la medicina aplicada; 1994).1

Cuando se produce un desbalance entre la producción de oxidantes y antioxidantes, se está en presencia del estado conocido como estrés oxidativo, donde estas moléculas son capaces de dar lugar a múltiples reacciones con otros compuestos presentes en el organismo, y consecuentemente, llegar a producir daño celular.

El incremento del estrés oxidativo puede resultar de un aumento en la producción de precursores de radicales libres, de un aumento de las especies reactivas del oxígeno (ERO), de un incremento de las catálisis prooxidantes, de una reducción de los sistemas antioxidantes o de una combinación de todos ellos.2

Las ERO presentan una alta reactividad, tanto que son capaces de reaccionar con una amplia gama de estructuras celulares, conociéndose que sus blancos fundamentales son los ácidos grasos insaturados de las membranas fosfolipídicas, las proteínas y los ácidos nucleicos (ADN) (fig.).3

 

Fig. Producción intracelular de los productos de la reducción parcial del oxígeno. El radical OH· como agente más dañino para el ADN.

 
Acción de los radicales libres sobre el ADN: carcinogénesis

La molécula de ADN es uno de los principales blancos del ataque por radicales libres en la célula y las modificaciones que sufre como consecuencia de esos ataques son relevantes para la pérdida de la homeostasis celular, pérdida que puede prolongarse como consecuencia de las funciones del ADN como reservorio activo de información. Es por ello que se estudian intensamente los agentes y mecanismos del daño por ERO, porque su esclarecimiento va parejo a la elucidación de la patogenia de enfermedades de gran morbilidad y mortalidad3 como el cáncer.4

En la molécula de ADN, los grupos nucleofílicos de la desoxirribosa y de las bases nitrogenadas quedan expuestos al ataque electrofílico de las especies reactivas del oxígeno (ERO), que llegan al interior del núcleo celular ya sean generadas como consecuencia de un agente externo, así como consecuencia de procesos metabólicos celulares.5

Existen diferentes tipos de daño oxidativo al ADN, entre los que se han reportado: ruptura del esqueleto azúcar fosfato de una o de las 2 hebras, modificación de las bases nitrogenadas (saturación y fragmentación del anillo de timina) y la formación de uniones cruzadas (cross-links) ADN‑ADN ó ADN‑ proteína, a través de diferentes mecanismos (González Hernández Y, Prieto González E. Efectos sobre los ácidos nucleicos. Estrés oxidativo en Biomedicina; 2001):

1.      Modificación de las bases de ADN.
2.
      Generación de sitios AP.
3.
      Ruptura de una cadena del ADN.
4.
      Mutaciones.
5.
      Activación de oncogenes e inactivación de genes supresores.
6.
      Daño endotelial que favorece la metástasis.

1. Modificación de bases del ADN: se conoce que el daño al ADN por radicales libres (RL) endógenos ocurre de forma espontánea y existe un nivel normal de bases modificadas por ERO en el ADN celular.6,7 La acción del .OH· da lugar a más de 20 modificaciones y entre ellas la más frecuente es la 8-hidroxi-2'-desoxiguanosina (8-OH-dG)6 que tiene un potencial altamente mutagénico al igual que la 5-hidroximetil-2-desoxiuridina. 

2. Depurinación de bases del ADN: los sitios apurínicos o apirimidínicos (AP), se generan por ruptura del enlace glicosídico, que puede resultar del ataque al azúcar por parte del OH·.

Estas lesiones presentan adenina insertada preferencialmente opuesta a la lesión. Los oxidantes mutágenos que incluyen radiaciones ionizantes, H2O2, bleomicina, neocarzinos-tatina y complejo Cu-fenantrolina, son capaces de producir sitios AP por oxidación de la desoxirribosa del ADN (García Triana B, Pérez Trueba G. Especies reactivas del oxígeno y cáncer: mecanismos de acción. Estrés oxidativo en Biomedicina; 2001).

3. Rupturas de una cadena del ADN: las rupturas de cadena (RC) se producen por escisión del enlace fosfodiéster. Ocurren frecuentemente por ataque químico o de radicales libres a la porción desoxirribosa del esqueleto del ADN. Se ha demostrado que sustancias carcinógenas, generadoras de ERO, provocan la aparición de rupturas de una cadena en el ADN, además de modificaciones de bases.8

4. Mutaciones: dado que muchos tumores humanos contienen 1 ó más mutaciones independientes, indispensables para el desarrollo del tumor, se ha postulado que son el resultado de un incremento en la velocidad de la mutagénesis endógena. De otra forma se supone que la ocurrencia de malignidad sería extremadamente rara. El efecto del ataque al ADN por ERO desempeña un papel importante en el incremento de estas mutaciones que conducen al cáncer.9.10

5. Activación de oncogenes e inactivación de genes supresores: oxidantes como el H2O2, O2·, oxígeno hiperbárico y el ozono, pueden inducir experimentalmente la activación de oncogenes en células iniciadas y protegidas.4,11 Es posible también que conduzcan a la inactivación de genes supresores. De esta forma se modifica la proliferación celular.

6. Inducción de metástasis: las vías más importantes para la diseminación de las células cancerosas, son los vasos sanguíneos y linfáticos. El ataque por radicales libres a las células endoteliales causa la liberación de proteasas que pueden con posterioridad, degradar la membrana basal. Esta acción se asocia con la generación de compuestos químicos que atraen a las células tumorales.12 En estudios experimentales se ha observado un aumento del número de células tumorales retenidas por la pared vascular y su migración hacia el subendotelio después de la acción de ERO (oxigenación hiperbárica), cuatriplicándose el número de metástasis así obtenidas.13

Papel de las ERO en cada una de las etapas de la carcinogénesis

El cáncer se desarrolla como un proceso microevolutivo que requiere de la acumulación de múltiples eventos que tienen lugar en un clon de células14 y comprenden 3 estadios:

  1. Inducción de mutación en el ADN de una célula somática (iniciación).
  2. Estimulación de la expansión tumoral del clon mutado (promoción).
  3. Malignización del tumor (progresión).

Se ha comprobado que las ERO pueden estimular el desarrollo tumoral en las 3 etapas señaladas.15-19

La angiogénesis constituye uno de los procesos de gran significación en el desarrollo y posterior difusión de las células tumorales. En un estudio realizado en 1998 se destaca el posible papel de las ERO en este evento, donde los breves episodios de hipoxia-reoxigenación, sobre las células del endotelio microvascular humano, causaron la formación de ERO y la activación del factor de transcripción nuclear (NF-Kappa B), acelerando significativamente el grado de morfogénesis tubular o neovascularización que define este proceso.20

ERO en la iniciación tumoral

La iniciación requiere de una modificación permanente del material genético de una célula. Los posibles mecanismos por los que transcurre el daño al ADN inducidos por estrés oxidativo son: 

            Formación del. OH·, generado por la interacción del H2O2 con el hierro (Fe2+) o cobre (Cu2+) constitutivos, unidos o cercanos al ADN, o liberados en el interior celular a causa del estrés oxidativo. La reacción del H2O2 con estos iones metálicos reducidos es conocida como reacción de Fenton y es una vía fundamental en la generación de esta especie química.2

            Incremento del calcio (Ca2+) libre intracelular, ya sea producto de la movilización a partir de sus depósitos intracelulares (el retículo endoplasmático y la mitocondria) o a través del influjo extracelular. Esta respuesta es provocada por una sobrecarga de estrés oxidativo que agota las reservas de antioxidantes endógenos, lo que constituye una señal para la liberación de este elemento; que una vez liberado, además de provocar otras respuestas, conduce a la activación de endonucleasas que fragmentan al ADN (proceso que normalmente tiene lugar durante la apoptosis).21 Estos mecanismos no son excluyentes, por lo que pueden tener lugar simultáneamente.

ERO en la promoción tumoral

Las ERO pueden estimular la expansión de clones celulares mutados mediante la modulación temporal de genes relacionados con la proliferación y muerte celular.

En la promoción, las ERO inducen un incremento notable del Ca2+ citosólico, movilizándolo de las reservas intracelulares e incrementando su flujo desde el medio extracelular.22 El efecto del Ca2+ puede tener lugar por vía directa induciendo proto-oncogenes como c-fos o de forma indirecta, modificando la fosforilación de factores transcripcionales por proteína quinasa C dependiente de Ca2+ (PKC), la cual junto con otras quinasas, regula la actividad de factores transcripcionales por múltiples cascadas de fosforilación.

Las ERO pueden estimular la actividad PKC por vía directa mediante la oxidación de sus residuos de cisteína en el dominio regulatorio de la enzima. Pueden ejercer efectos directos sobre la regulación de la actividad de factores transcripcionales como el factor NF-kappa B que tiene bajo su control una gran variedad de genes.23

ERO en la progresión tumoral

El estadio final del cáncer es la malignización tumoral que se caracteriza por un crecimiento acelerado de las células, la evasión de la vigilancia inmunológica y la invasión de otros tejidos.

Muchos de estos cambios involucran lesiones adicionales al ADN, pensándose que la generación elevada de ERO en las células origina un estrés oxidativo persistente que incrementa su inestabilidad genómica, acompañándose de una disminución de las enzimas antioxidantes, lo cual incrementa a su vez la sensibilidad de estas células a las ERO.24

Muchos tipos de tumores pueden originar una respuesta de intensidad variable del sistema inmune. En dependencia de la intensidad de esta respuesta y la susceptibilidad del tumor, las ERO generadas por leucocitos activados pueden:

1. Originar un proceso inflamatorio crónico que lejos de conducir a la eliminación del tumor, incrementa la progresión tumoral.

2. Conducir a la muerte celular por citotoxicidad o inducir la muerte apoptótica.

Las especies oxidantes generadas por neutrófilos y eosinófilos activados desempeñan un papel potencial en la carciogénesis.

El incremento en la generación de ERO en la célula conduce a un incremento de la mutagénesis. La relación entre la concentración de estas y el efecto provocado es compleja, siendo más conveniente para lograr un efecto mutagénico (iniciador) concentraciones intermedias de ERO. Sin embargo, una concentración pequeña de ERO puede causar la muerte celular si el gen blanco de su ataque es esencial para la viabilidad celular y según la magnitud del estrés oxidativo, que a su vez depende de diferentes factores como: especie reactiva de oxígeno involucrada, presencia de carcinógenos y la posición del ciclo celular por el que transcurre la célula en el momento del ataque oxidativo.

 

Terapia antioxidante

Las hipótesis sobre la participación de las ERO en numerosas patologías, entre ellas el cáncer, ha condicionado que muchos investigadores se propongan el uso de tratamientos antioxidantes. Antes de proceder a un ensayo clínico de esta índole, debe tenerse en consideración los aspectos siguientes:

        Vínculo del daño oxidativo en la fisiopatología de la enfermedad (medición de las concentraciones de moléculas de importancia biológica oxidadas).

        Papel del desbalance oxidativo en el proceso patológico (central o epifenómeno).

        Presencia de fallos en el sistema antioxidante.

        Localización del daño oxidativo.

        Posibilidad de alcanzar concentraciones deseadas en el sitio blanco.

        Impacto del antioxidante seleccionado en el proceso oxidativo.

        Tolerancia y seguridad de las dosis empleadas.

En el tratamiento del cáncer, los mecanismos ejercidos por la mayoría de los agentes quimioterapéuticos y radiaciones ionizantes en la muerte de la célula tumoral, transcurren a través de un incremento en la generación de más radicales libres guiando a un daño tisular irreversible; por lo que el tratamiento con antioxidantes constituye un aprovechamiento terapéutico.25

Existen numerosos estudios clínicos que describen la efectividad del uso terapéutico de altas dosis de vitaminas antioxidantes y antioxidantes naturales en general en el tratamiento del cáncer.26-34 Se han publicado numerosos artículos y revisiones acerca del papel de los antioxidantes, la dieta y las modificaciones del estilo de vida sobre la prevención de la enfermedad. Sin embargo, el papel potencial de estos factores en el control del cáncer humano ha sido ampliamente ignorado. Los antioxidantes mejoran la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes cancerosos, por lo que su utilización debe extenderse, no solo dirigido a la prevención, sino a los nuevos esquemas terapéuticos en esta patología.

Summary

A review on the role of free radicals on DNA was made. According to incidence data obtained from cancer registries existing in the world and the available data of world mortality, it can be estimated that every year appear 8 000 000 new cases of cancer (excepting skin cancer different from melanoma). These have been the reasons that have turned cancer into a priority health problem with the paradox that both its incidence and its mortality increase in spite of the great progress attained in its diagnosis and treatment during the last years. In general, the clinical treatment of this disease consists in treating the symptoms in order to improve the quality of life of these patients and not in the possible causes as the generation of free radicals in the organism.

Subject headings: FREE RADICALS; DNA; REACTIVE OXYGEN SPECIES; ANTIOXIDANTS/ therapeutic use; NEOPLAMS/ epidemiology; NEOPLAMS/ mortality; NEOPLAMS/ therapy.Aruoma OI, Kaur H, Halliwell B. Oxigen free radicals and human diseases. J R Soc Health 1991;111(5):172‑7.

  • Clemens MR. Free radicals in chemical carcinogenesis. Klin.Wochenschr. 1991;69(21‑23):1123‑34.
  • Price MA, Tullius TD. Using hydroxil radicals to probe ADN structure. Methods Emzimol 1992;212:194‑219.
  • Jaruga P, Dizdaroglu M. Repair of products of oxidative ADN base damage in human cells. Nucleic Acids Res 1996;24:1389-94.
  • Okamoto K, Toyokuni S, Kim WJ, Ogawa O, Kakehi Y. Overexpression of human mutT homologue gene messenger RNA in renal cell carcinoma: evidence of persistent oxidative stress in cancer. Int J Cancer 1996;65:437-41.
  • Shi X, Jiang H, Mao Y, Ye J, Saffiotti U. Vanadium (IV)-mediated free radical generation and related 2'-deoxyguanosine hydroxylation and ADN damage. Oncology 1996;106:27-38.
  • Reid TM, Fry M, Loeb LA. Endogenous mutations and cancer. Princess Takamatse Symp 1991;22: 224-9.
  • Goncharova EI, Nadas A, Rossman TG. Serum deprivation but not inhibition of growth per se, induces a hypermutable state in Chinesse hamster G12 cells. Cancer Res 1996;56:752-6.
  • Lo YYC, Wong JMS, Cruz TF. Reactive oxygen species mediated cytokine activation of c-Jun NH2-terminal kinases. J Biol Chem 1996;271:15703-7.
  • Lafrenie R, Shaughnessy SG, Orr FM. Cancer cell interactions with injured oactivated endothelium. Cancer Metastasis Res 1992;11:37-88.
  • Salim AS. Removing oxygen-derived free radicals delays hepatic metastases and prolongs survival in colonic cancer. A study in the rat. Oncology 1992;49:51-62.
  • Guyton KZ, Kensler TW. Oxidative mechanism in carcinogenesis. Brit Med Bull 1993;49:523-44.
  • Hussain SP, Aquilar F, Amstad P, Cerutti P. Oxi-radicals induced mutagenesis of hotspot codons 248 and 249 of the human p53 gene. Oncogene 1994;9:2277-81.
  • Nakamura Y, Gindhart T, Winterstein D, Tomita I, Seed J, Colburn N. Early Superoxide dismutase-sensitive event promotes neoplastic transformation in mouse epitelial JB6 cell. Carcinogenesis 1998;9:203-7.
  • Salim AS. The permissive role of oxygen-derived free radicals in the development of colonic cancer in the rat. A new theory for carcinogenesis. Int J Cancer 1993;53:1031-5.
  • Dreher D, Junod AF. Role of oxygen free radicals in cancer development. Europ J Canc 1996;324:30-8.
  • Ahmed MI, Fayed ST, Hossein H, Tash FM. Lipid peroxidation and antioxidant status in human cervical carcinoma. Dis Markers 1999;15:283-91.
  • Lelkes PI, Hahn KL, Sukovich DA, Karniol S, Schmidt DH. On the possible role of reactive oxygen species in angiogenesis. Adv Exp Med Biol 1998;454:295-310.
  • Maki A, Berezeski IK. Role of [Ca2+] in the induction of c-fos, c-jun, and c-myc mRNA in rat PTE after oxidative stress. FASEB 1992;6:912-24.
  • Dreher D, Junod AF. Differential effects of superoxide, hidrogen peroxide and hidroxyl radical on intracellular calcium in human endothelial cells. J Cell Physiol 1995;162:147-53.
  • Gilmore TD. Malignant transformation by mutant rel proteins. Trends Genet 1991;7:318-32.
  • Punnonen K, Asaishi H, Hyoty M, Kudo R, Ahotupa M. Anti-oxidant enzyme activities and oxidative stress in human breast cancer. J Cancer Res Clin Oncol 1994;120:374-77.
  • Kong Q, Lillehei KO. Antioxidant inhibitors for cancer therapy. Med Hypotheses 1998;51:405-9.
  • Malvy DJM. Intl J Vitam Nutr Res 1997;67:267-71.
  • Correa P. Antioxidant micronutrients and gastric cancer. Aliment Pharmacol Ther 1998;12 (Suppl 1):73-82.
  • Singh Ram B. Diet, antioxidants and risk of cancer: a case-control study. J Nutr Environ Med 1997;7:267-74.
  • Talwar D. Effect of inflammation on measures of antioxidants status in patients with non-small cell lung cancer. Am Jour Clin Nutr 66:1283-1285; 1997.
  • Kumagai Y. Serum antioxidant vitamins and risk of lung and stomach cancer in Shenyang, China. Canc Lett 1998;129:145-9.
  • Kedar P, Arun K, Vinod K, William C. High doses of multiple antioxidant vitamins: essential ingredients in improving the efficacy of standard cancer therapy. J Am Coll Nutr 18(1):13-25.
  • Kaogi E. Unconventional therapies for cancer; vitamins A, C and E. Canad Med Ass J 1998;158(11):1483-8.
  • Chinevy R. Antioxidants enhance the cytotoxicity of chemotherapeutic agents in colorectal cancer; a p-53-independent induction of p-21 via C/EBPb. Nature Medicine, Nov.3 (11)1233-1241; 1997.
  • Riodan HD et al. High-dose intravenous vitiamin C in the treatment of a patient with renal cell carcinoma of the kidney. J Orhom Med 1998;13(2):72-3.
  • Recibido: 20 de noviembre de 2003.  Aprobado: 5 de enero de 2004.

    Lic. Adonis E. Zorrilla García. Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos (CENCEC). Correo electrónico: adonis@cencec.sld.cu

    Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons