SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 issue6Hipertensión arterial en el cuerpo de guardia de un policlínico principal de urgenciaMicosis superficiales: Dermatofitosis author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Revista Cubana de Medicina General Integral

Print version ISSN 0864-2125On-line version ISSN 1561-3038

Rev Cubana Med Gen Integr vol.17 no.6 Ciudad de La Habana Nov.-Dec. 2001

 

Caracterización de la enfermedad cerebrovascular isquémica en el servicio de medicina del hospital de Guanajay

Silvio Acosta Tabares,1 Roberto Toledo Milián2 y Mercedes Bataille Ceriani2

Resumen

Se realizó un estudio de casos y controles con el objetivo de caracterizar clínica y epidemiológicamente la enfermedad cerebrovascular isquémica (ECVI). El grupo de casos estuvo constituido por 52 pacientes egresados con el diagnóstico de ictus isquémico, y el grupo control por igual número de pacientes que no la padecieron. Se determinó una prevalencia similar a la de otros estudios a escala mundial, con una incidencia mayor de la enfermedad en pacientes de 60 años y más, de la raza blanca y el sexo masculino. Los factores de riesgo con significación estadística fueron el sedentarismo, las dietas inadecuadas, el hábito de fumar y la hipercolesterolemia; la hipertensión arterial mostró fuerza de asociación tanto como antecedente familiar como personal con un 44,3 % para ambos. La trombosis cerebral fue la forma clínica predominante (63,5 %).

DeCS: ACCIDENTE CEREBROVASCULAR/epidemiología; ACCIDENTE CEREBROVASCULAR/diagnóstico; ISQUEMIA CEREBRAL; TROMBOSIS INTRACRANEAL; INFARTO CEREBRAL; FACTORES DE RIESGO.

La enfermedad cerebrovascular (ECV) constituye un importante problema social y económico, así como un reto para el sistema de salud. Es la causa más frecuente de enfermedad neurológica,1 y su frecuencia aumenta a medida que avanza la edad.

Los datos sobre prevalencia mundial son escasos, pero la sitúan entre 500 y 700 casos × 100 000 habitantes.2 El 80 % aproximadamente corresponde a la ECVI (60-70 % aterotrombóticas y 10-20 % embólicas), y el 20 % a la ECV hemorrágica.2 Es evidente que la isquemia cerebral es la entidad más incidente y prevalente de todas las ECV, por lo que el infarto cerebral adquiere una gran magnitud entre ellas. Su alta supervivencia no viene unida, lamentablemente, a una recuperación total, sino que hasta un 90 % sufre secuelas que en el 30 % de los casos incapacita al sujeto para realizar de forma independiente las tareas de la vida diaria.3 Por tanto, sería la enfermedad neurológica que produce más incapacidades y demanda de cuidados.2

En el ámbito mundial se plantea que constituye la tercera causa de muerte, sobre todo en países desarrollados. En el caso del nuestro tiene una tendencia ascendente, superada solo por las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, con una tasa cruda de mortalidad de 66,2 × 100 000 habitantes.4

Aun cuando la morbimortalidad y los factores de riesgo de ECVI varían de un territorio a otro, no cabe dudas que es indispensable darle prioridad a la atención médica integral de estos, bien tratando de evitarlos o controlándolos cuando aparezcan. Es propósito de este trabajo caracterizar clínica y epidemiológicamente a los pacientes con ECVI y hacer énfasis en determinar la fuerza de asociación entre los factores de riesgo y ella.

Métodos

Se realizó un estudio analítico del total de pacientes con ECVI ingresados en el Hospital "José Ramón Martínez", ubicado en el municipio de Guanajay, provincia La Habana, en el período comprendido desde enero de 1990 hasta diciembre de 1995. Del universo de personas ingresadas (7 369) se escogió la muestra de enfermos a estudiar, representada por 52 pacientes; a esta se le apareó un grupo control que no tuviera la enfermedad, y agrupados de acuerdo con los siguientes criterios: la edad, el sexo, el color de la piel y el momento de ingreso del caso.

Para la recogida de los datos el instrumento aplicado fue la revisión de historias clínicas y para unificarlos se aplicó una encuesta, tanto al grupo de estudio como al grupo control. Los datos fueron recogidos y reflejados por el método de conteo simple, se procesaron de forma computadorizada y se trabajó con un 95 % de confiabilidad. Para determinar la fuerza de asociación entre los factores de riesgo y el suceso, se calculó la razón de productos cruzados (RPC).5

Resultados

Las ECVI en el servicio de medicina del hospital de Guanajay tuvieron una prevalencia general de 705,6 × 100 000 habitantes. Se comprobó mayor incidencia en el grupo de 60 años o más, de piel blanca, el sexo masculino y jubilados, con 76,9, 76,9, 57,6 y 48 % respectivamente, no teniendo estas variables comportamiento estadístico significativo (p > 0,05).

En cuanto a los antecedentes patológicos familiares (APF), la hipertensión arterial (HTA) apareció en 23 pacientes para un 44,2 % y mostró una estrecha asociación con la ECVI. En este sentido los casos reflejaron un riesgo de posibilidad (RP) de 3,3 y un intervalo de confianza (IC) de 1,3 a 8,7 cuando fue comparado con los casos del grupo control (tabla 1).

Tabla 1. Antecedentes patológicos familiares en pacientes con enfermedades cerebrovascular isquémica

APF
ECVI
No ECVI
              Total
 
No.
%
No.
%
No.
%
RP
IC
HTA
23
44,2
10
19,2
33
31,7
3,3
1,3- 8,7
Diabetes mellitus
10
19,2
5
9,6
15
28,8
2,2
0,6 - 8,2
Accidente vascular encefálico
8
15,3
7
13,5
15
28,8
1,2
0,3 - 4,5
Cardiopatía isquémica
15
28,3
9
17,3
24
23,1
1,9
0,7 - 5,7
Isquemia vascular periférica
1
1,9
1
1,9
2
1,9
1
0,0 - 38,2
Otros
11
21,2
22
21,2
33
31,7
0,4
0,1 - 0,6

Dentro de los antecedentes patológicos personales (APP), la HTA fue la más frecuente. Se presentó en un 44,2 % de los pacientes enfermos, mostrando una asociación causal con la ECVI (RP: 3,8; IC: 1,4 a 10,5). También mostró asociación significativa causal la osteoartrosis cervical en un 23 % de los enfermos (RP: 4,9; IC:1,2 a 23,9) al ser comparados con los casos control (tabla 2).

Tabla 2. Antecedentes patológicos personales en pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica

APP
ECVI
No ECVI
Total
 
No.
%
No.
%
No.
%
RP
IC
HTA
23
44,2
9
17,3
32
30,7
3,8
1,4 - 10,5
Diabetes mellitus
6
11,5
4
7,7
10
8,7
1,6
0,4 - 7,2
Accidente vascular encefálico
12
23
4
7,7
16
15,4
3,6
0,9 - 14,7
Cardiopatía isquémica
13
25
7
13,5
20
19,2
2,1
0,7 - 6,7
Cadiopatía valvular
5
9,6
1
1,9
6
5,8
5,4
0,6 - 129,5
Arritmias
8
15,3
8
15,4
16
15,4
1
0,3 - 3,3
Artrosis cervical
12
    23,1
3
5,8
15
28,8
4,9
1,2 - 23,9
Isquemia vascular periférica
3
5,8
1
1,9
4
3,8
3,1
0,3 - 82,1
Otros
10
19,2
36
69,2
46
44,2
0,1
0,04 - 0,3

Fuente: Encuesta.

Al analizar la distribución de la muestra en relación con los factores de riesgo, detectamos que el sedentarismo ocupó el primer lugar con un 59,6 %; le siguieron las dietas inadecuadas, el hábito de fumar y la hipercolesterolemia con el 57,7, 50 y 32,7 % respectivamente, y se comprobó también para estos una correspondencia estadísticamente significativa p < 0,05 (tabla 3).

Tabla 3. Comportamiento de los factores de riesgo en los pacientes con enfermedad cerebrovascular isquémica

Factores de riesgo
ECVI
No ECVI
Total
 
No.
%
No.
%
No.
%
RP
IC
Obesidad
12
23,1
10
19,2
22
21,2
1,1
0,7 - 1,7
Sedentarismo
31
59,6
21
40,4
52
50
2,1
0,9 - 5,2
Estrés
13
25
6
11,5
19
18,3
2,6
0,8 - 8,5
Hipercolesterolemia
17
32,7
8
15,4
25
24
2,7
0,9 - 7,7
Alcoholismo
7
13,5
11
21,2
18
17,3
0,6
0,2 - 1,8
Dietas inadecuadas
30
57,7
19
36,5
49
47,1
2,4
0,9 - 5,7
Hábito de fumar
26
50
25
48,7
51
49
1,1
0,5 - 2,5
Otros
2
3,8
4
7,7
6
5,6
0,5
0,06 - 3,3

Fuente:Encuesta.

Sin presentarse de manera estadísticamente significativa (p > 0,05), los síntomas más frecuentes fueron la pérdida de la fuerza muscular en el 86,5 %, el lenguaje tropeloso en el 57,7 %, la cefalea en el 42,3 % y los mareos en el 40,4 %. En cuanto a los signos más frecuentes la fuerza muscular alterada ocupa el primer lugar en un 92,3 %, y dentro de ella la hemiplejia se presentó con un mayor porcentaje (40,4 %), sin guardar relación estadísticamente significativa p > 0,05. La distribución de las formas clínicas en los pacientes reflejó que la trombosis cerebral fue la más frecuente en un 63,5 %, seguida por los ataques transitorios isquémicos (ATI).

Discusión

La prevalencia encontrada por nosotros es similar a la reportada por otros estudios mundiales.2

En cuanto a la distribución por grupos de edades pudimos comprobar que la incidencia de ictus isquémico aumenta con la edad, por lo que no hubo diferencias de nuestros resultados con otras citas revisadas.6

Existen diferencias raciales y de sexo en la incidencia de ictus, así la aterosclerosis carotidia intracraneal es más frecuente en personas de la raza negra o de origen oriental y en las del sexo femenino,7,8 lo que no coincide con los resultados del presente estudio.

Cuando comparamos los resultados con el grupo control en cuanto a la ocupación detectamos que no existen diferencias significativas que nos pudieran sugerir una posible influencia con la aparición de la ECVI. Esto se explica ya que una de las características para aparear el control fue la edad, y como observamos hubo un predominio de los enfermos de 60 años o más, período en el cual los individuos se encuentran jubilados.

Los antecedentes patológicos familiares (APF), fundamentalmente de hipertensión arterial, en nuestra casuística mostraron asociación directa, por lo que el hecho de padecer estos antecedentes aumentó 3 veces la posibilidad de tener la enfermedad. La historia familiar de ictus no mostró asociación, pero en algunos estudios una historia materna o paterna se asocia con un incremento en el riesgo entre sus descendientes.9,10

En cuanto a los antecedentes patológicos personales (APP) se presentó la hipertensión arterial con asociación causal y carácter predictivo para la enfermedad, ya que la posibilidad de que un paciente tenga ECVI es mayor en los casos con APP de esta entidad, y esto sí coincide con lo planteado por otros autores.10,11 La HTA es considerado el principal factor de riesgo del ictus y afecta tanto a varones como a mujeres, y el riesgo se eleva en relación directa con el incremento de la presión arterial, tanto sistólica como diastólica, independientemente de otros factores de riesgo.10 En su estudio Framingham determinó que el riesgo relativo (RR) de ictus ajustado a la edad entre las personas con hipertensión arterial definida (> 160/95) fue de 3,1 para los varones y 2,9 para las mujeres; incluso en aquellos con niveles de hipertensión en el límite, el RR era 2,0 comparado con los normotensos.11 La osteoartrosis cervical también mostró asociación significativa causal por lo que la posibilidad de que se desarrolle la ECVI es 5 veces mayor en los pacientes portadores de dicha afección. Esta asociación está comprobada en la literatura ya que al adoptar el enfermo determinada posición, una de las arterias cerebrales puede ser comprimida y la corriente sanguínea interrumpida, y ello origina el ictus.12

Está bien establecido que la actividad física realizada de forma moderada reduce el riesgo de ictus y de ataques cardiacos. El ejercicio riguroso ejerce una influencia beneficiosa en los factores de riesgo de la aterosclerosis, al reducir la presión sanguínea, elevar el colesterol-HDL, bajar el colesterol-LDL y mejorar la tolerancia a la glucosa. La dieta puede influir en el ictus por afectación de la presión sanguínea, colesterol sérico, o puede tener otros efectos; por ejemplo, influye en el desarrollo de la aterosclerosis la ingesta de sal y grasas que serían perjudiciales, en cambio la de potasio sería protectora.13-15

El tabaquismo es un FR bien definido porque incrementa el riesgo de ictus isquémico por diferentes vías: promueve la aterogénesis por sus efectos hematológicos y disminuye el flujo sanguíneo cerebral.16 En el estudio de Framingham el riesgo de ictus era el doble, tanto en varones como en mujeres, en comparación con los no fumadores.17 Las dislipemias en relación con el ictus no están bien establecidas; sin embargo, diversos estudios la han relacionado con arterosclerosis carotidea.17-19

En nuestro estudio estos factores de riesgo analizados mostraron significación estadística, lo cual se relaciona con lo expuesto anteriormente.

En cuanto a los síntomas y signos presentes en la muestra podemos decir que no hubo diferencias significativas con otras citas revisadas.10,20 la frecuencia de las formas clínicas de la ECVI en los pacientes estudiados coincide con lo reportado por otros.2

Conclusiones

  1. El APF que mostró fuerza de asociación fue la hipertensión arterial.
  2. Los APP que mostraron una asociación causal con la enfermedad fueron la hipertensión arterial y la osteoartrosis cervical.
  3. Los FR que se presentaron con significación estadística, pero sin fuerza de asociación, fueron el sedentarismo, las dietas inadecuadas, el hábito de fumar y la hipercolesterolemia.
  4. La trombosis cerebral fue la forma clínica que predominó, para un 63,5 del total de la muestra estudiada.

 

Summary

A case-control study was conducted aimed at characterizing the ischemic cerebrovascular disease (ICVD) clinical and epidemiologically. The group of cases was made up of 52 patients discharged with the diagnosis of ischemic ictus, whereas the control group was composed of the same number of patients who did not suffer from it. It was determined a prevalence similar to that of other studies at world scale, with a higher incidence of the disease among white male patients aged 60 and over. The risk factors with statistical significance were sedentarism, inadequate diets, smoking and hypercholesterolemia. Arterial hypertension showed force of association as a family and personal history with 44.3 % for both. Cerebral thrombosis was the prevailing clinical form (63.5 %).

Subject headings: CEREBROVASCULAR ACCIDENT/epidemiology; CEREBROVASCULAR ACCIDENT/diagnosis; CEREBRAL ISCHEMIA; INTRACRANIAL THROMBOSIS; CEREBRAL INFARCTION; RISK FACTORS.

Referencias bibliográficas

  1. Macías Castro I. Los accidentes cerebrovasculares como problema de salud pública. Rev Cub Med 1983;22:32-54.
  2. Álvarez SJ. Infarto cerebral. Rev Clín Esp 1996;196(3):1-43.
  3. Maison Blanche R. Cerebral infarction in young people. France 1991;54 (7):576-9.
  4. Ochoa Soto M, Bonet Corver M. Fundamentación de la lucha contra las enfermedades crónicas y su dispensarización. Rev Cub Med Gen Integr 1992; 8 (3):190-4.
  5. Riegelman RK, Hirsch RP. Studying a study and testing atest. How to read the medi-cal literature? Bol Ofic sanit Panam 1991;111(2):152-74.
  6. Sacco RL. Clinical atlas of cerebrovascular disorders. Londres: Wolfe; 1994:1-25.
  7. Leung SY, Thomas HP, Yuen ST, Lauder IJ. Pattern of cerebral atherosclerosis in Hong Kong Chinese. Severity in intracranial and extracranial vessels stroke 1993;24:779-86.
  8. Endarterectomy for asymptomatic carotid artery stenosis. Executive committee for the asyntomatic carotid atherosclerosis study. Jama 1996;273:1421-8.
  9. Kiely DK, Wolf PA, Cupples LA. Familial aggregation of stroke the Framingham study. 1993;24:1366-71.
  10. Sacco RL. Risk factors and outcomes for ischemic stroke. Neurology 1995;45(1): 10-14.
  11. Stein BM. Stroke: pathophysiology diagnosis and management. New York: Churchill Livingston; 1992:3-27.
  12. Burnett HJM. Fisiopatología de los ataques transitorios de isquemia cerebral. Clin Med Nort 1979;4:469.
  13. Borstein NM. Lifestyle changes: Smoking, alcohol, diet and exercise. Cerebrov Dis 1994; 4:59-65.
  14. Tell GS, Crouse JR, Furberg CD. Relation between blood lipids, lipoproteins and cerebrovascular arterioscleroses a review. Stroke 1998;19:423-30.
  15. Tell GS, Crouse JR, Furberg CD. Relation between blood lipids, lipoproteins and cerebrovascular arterioscleroses a review. Stroke 1988;19:423-30.
  16. Donnan GA, You R, Mc Neil JJ. Smoking, o: a risk factor for stroke. Cerebrov Dis 1993;3:129-38.
  17. Wolf PA, D’Angostino RB, Kannelwb R. Cigarette smoking as a risk factor for -strokes the Framingham studies. Jama 1988;259:1025-9.
  18. Palomaki H, Kaste M, Raininko R, Salonen O. Risk factor for cervical atherosclerosis in patients with transient ischemic attack or minor stroke 1993;24:970-5.
  19. D’Olhaberriague L, Arboix A, Marti-Vilalta JL, Moral A, Masons J. Movement disorders in ischemic stroke: Clinical study of 22 patients. Eur J Neuro 1995;2:553-7.
  20. Arboix A, Marti-Vilalta JL. Lacunar syndromes not due to lacunar infarcts. Cerebrov Dis 1992; 2: 287-92.

Recibido: 11 de octubre de 2001. Aprobado: 26 de diciembre de 2001.
Dr. Silvio Acosta Tabares. Calle 88 s/n entre 57 y 61, municipio Guanajay, La Habana, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Medicina Interna. Máster en Infectología y Enfermedades Tropicales.
2 Especialista de I Grado en Medicina Interna.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License