SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número4Aspectos de importancia clínica del dengue en la comunidad de San Mateo, Anzoátegui, Venezuela (2005-2008) índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Revista Cubana de Medicina General Integral

versão impressa ISSN 0864-2125

Rev Cubana Med Gen Integr vol.27 no.4 Ciudad de La Habana oct.-dez. 2011

 

PRESENTACIÓN DE CASO

 

Tricobezoar

 

Trichobezoar

 

 

Dr. Eddy Millán Escalona, Dr. Juan Abascal Ballester, Lic. Noelvis Ríos Gutiérrez

Universidad Médica de Granma "Celia Sánchez Manduley", Granma, Cuba.

 

 


RESUMEN

Cuando los cuerpos extraños permanecen en el tubo digestivo del hombre por largo tiempo y resisten la acción de los jugos digestivos, forman concreciones a las que se les denomina bezoares. Los bezoares pueden estar compuestos por uno o varios tipos de materia, como los pelos de las personas (tricobezoares). En este trabajo se analiza el caso de una paciente femenina, de 24 años de edad, procedencia rural, que acude a servicio de urgencias por la presencia de dolor abdominal difuso, fundamentalmente en epigastrio, y que se irradia a todo el abdomen; además presenta vómitos y diarreas que contienen pelos. La endoscopia digestiva alta evidenció un cuerpo extraño que ocupaba toda la luz gástrica. Se realizó laparotomía exploradora y gastrotomía longitudinal anterior, en la que se encontró una gran masa compacta de aspecto oscuro. El informe anatomopatológico de la pieza, describió una muestra con forma de masa alargada, compuesta por pelo procedente del cuero cabelludo.

Palabras clave: Bezoar, tricobezoar, tricotilomanía, tricofagia.


ABSTRACT

When foreign bodies remain in the human digestive tract for a long time and tolerate the digestive juices, the produce concretions called benzoars, which may be composed by one of several types of matter, by example the hairs (trichobezoars). The objective of present paper is to analyze the case of a female patient aged 24 arriving from rural zones, who came to emergency services due to a diffuse abdominal pain, mainly in epigastrium irradiating to all the abdomen; also, had vomiting and diarrheas containing hairs. The high digestive endoscopy demonstrated a foreign body occupying all the gastric lumen. An exploratory laparotomy and anterior longitudinal gastrotomy were carried out noting a large compact mass of obscure appearance. The sample anatomical-pathological report described an enlarged mass consisting of hair from the scalp.

Key words: Bezoar, trichobezoar, trichotillomania, thrichophagia.


 

 

INTRODUCCIÓN

Los cuerpos extraños en el tubo digestivo del hombre han sido una preocupación desde la antigüedad. Cuando estos permanecen en el tubo digestivo por largo tiempo y resisten la acción de los jugos digestivos, forman concreciones a las que se les denomina bezoares, cuyo término se deriva de la palabra árabe `badhzer' o del persa `panzhe', que significa antídoto.1

Los bezoares pueden estar compuestos por uno o varios tipos de materia, y según esta se clasifican en: fitobezoares (fibra vegetal), quimiobezoares (sustancias químicas) y tricobezoares (pelos). Estos últimos son los más frecuentes y fueron reportados por primera vez por Baudomant en 1779, pero no fue hasta 1883 que Schonborn realizó el primer tratamiento quirúrgico.2,3

Los tricobezoares ocurren fundamentalmente en el sexo femenino. En cuanto a la edad, el 80 % de los casos se han observado en menores de 30 años.4-6 Encontramos el reporte de adolescente masculino en un caso.7

Los tricobezoares rara vez pueden localizarse fuera del tubo digestivo, por lo general se localizan en el estómago, intestino delgado, colon y recto. Se presenta en pacientes con trastornos psiquiátricos y tricofagia; a la existencia de un tricobezoar cuyo cuerpo se aloja en el estómago y su extremo distal llega hasta el intestino delgado o hasta el colon derecho acompañado de oclusión intestinal, se le denomina síndrome de Rapunzel.8-10

 

CASO CLÍNICO

Se trata de una paciente femenina, de 24 años de edad, procedencia rural, que acude a servicio de urgencias en el hospital "Celia Sánchez Manduley", Manzanillo, Cuba, porque presenta dolor abdominal difuso, que comienza en epigastrio, y que se irradia de forma difusa a todo el abdomen; refiere como algo significativo, vómitos y diarreas que contienen pelos. Dichas molestias se vuelven más intensas cuando ingiere alimentos. Tiene también plenitud gástrica, anorexia y ha perdido 20 libras de peso en cuatro meses.

En relación con sus antecedentes patológicos personales, y familiares, no se recogen datos de interés. Al valorar sus hábitos sociales se conoce que no fuma, ni ingiere bebidas alcohólicas, y no presenta vínculo laboral o estudiantil.

En el examen físico, muestra mucosas normocoloreadas y húmedas. No presenta ictericia, tampoco disnea, y el murmullo vesicular es normal. No hay estertores presentes y la frecuencia respiratoria es de 18 x min. Presenta ruidos cardiacos rítmicos, con una frecuencia cardiaca de 90 latidos x min. No hay soplo, ni galope, y su tensión arterial es 100/70.

El abdomen se observa algo globuloso, asimétrico que sigue los movimientos respiratorios y golpes de tos. Hay presencia de masa visible en cuadrante superior izquierdo, con relieve a través de la pared anterior. Se comprueba al palpar que hay una masa indolora, de consistencia dura, superficie regular, límites precisos, que se desplaza dentro de la cavidad; tiene forma alargada y algo curva, ocupa casi la totalidad del cuadrante superior izquierdo, y se extiende por el epigastrio, la región umbilical, flanco e hipocondrio izquierdo. No hay esplenohepatomegalia.

La percusión se realiza suavemente, y se encuentra matidez en la zona descrita. Al auscultarla se escuchan ruidos hidroaéreos normales, sin soplos. La masa abdominal no late ni se expande. El tejido celular subcutáneo no presenta edema. La temperatura, el color y la sensibilidad de la piel son normales. Su sistema nervioso central no tiene alteraciones.


Exámenes complementarios

a) Análisis de sangre

   - Hb: 118 g/L (valor normal [VN]:11,0-13,0 mmol/L)
   - Eritrosedimentación: 50 mm (VN: 10-20 mm)
   - Grupo y factor: A+
   - Leucocitos: 7,5 x 109/L (VN: 4,0-10,0 x 109/L)
   - Plaquetas: 258 x 109/L (VN: 150-350 109/L)
   - Tiempos de coagulación y sangrado: normales
   - Glicemia: 5,2 mmol/L (VN: 4,0-6,1 mmol/L)
   - Creatinina: 89,9 mmol/L (VN: 62-115 mmol/L)
   - Bilirrubina total: 15,0 mmol/L (VN: 0,0-17,1 mmol/L)
   - Aspartato transferasa (AST): 20,6 U/I (VN: 20 U/I)
   - Alanina transferasa (ALT): 20,3 U/I (VN: 30 U/L)
   - Fosfatasa alcalina (ALP): 64 U/L (VN: 35-123 U/L)
   - Proteínas totales: 70,0 g/L (VN: 60,0-80,0 g/L)

b) Análisis de orina

   - Glucosa: negativa
   - Bilirrubina: negativa
   - Cuerpos cetónicos: negativos
   - Proteínas: no dosificable
   - Leucocitos: negativos

c) Serología: no reactiva.

d) Heces fecales: negativa.

g) Electrocardiograma: normal.

e) Radiografía de tórax postero-anterior de pie: normal.

f) Endoscopia oral: La endoscopia digestiva alta, evidencia un cuerpo extraño que ocupa toda la luz gástrica y adopta casi su forma; al parecer está compuesto por pelo.

 

DISCUSIÓN

Los factores que influyen en la formación de los tricobezoares son múltiples, la longitud del cabello es un factor de gran importancia, la cantidad deglutida, la hipomotilidad intestinal, las alteraciones de la mucosa y las secreciones gástricas, así como la grasa de la dieta. Estas condiciones favorecen que el cabello que se ingiere sea atrapado en los pliegues de la mucosa gástrica, al disminuir la superficie de fricción necesaria para la propulsión. Las proteínas del cabello son desnaturalizadas por la influencia del jugo gástrico ácido, lo que le confiere un color negro.2-6 En el caso que presentamos, el propio pelo de la paciente fue el causante de la afección gástrica planteada.

Las principales manifestaciones clínicas son: la masa abdominal móvil, los trastornos digestivos como la saciedad inmediata, la alopecia, a esto se le añade una gran pérdida de peso. Todas se presentaron en nuestra paciente, y puede haber además palidez, anorexia, síntomas de obstrucción intestinal alta, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Se señala halitosis intensa por el material acumulado en el estómago sometido al proceso de descomposición.7,8 Los antecedentes de tricotilomanía y tricofagia con áreas de alopecia conducen al diagnóstico.9,10

La paciente fue intervenida quirúrgicamente, y se le realizó laparotomía exploradora y gastrotomía longitudinal anterior, en la que se encontró una gran masa oscura y compacta (superior a la reportada por otras publicaciones) que ocupaba casi la totalidad del estómago y adoptaba su forma. (fig. 1 y 2). El resto de los órganos intraabdominales se encontraban normales.

Entre las principales complicaciones se destacan la anemia crónica, las inflamaciones y erosiones de la mucosa, con hemorragias y formación de úlceras, así como perforaciones del tubo digestivo, esteatorrea y enteropatía perdedora de proteínas. La extensión al intestino delgado puede dar por resultado ictericia obstructiva y pancreatitis.11.12 Esta paciente no presentó ninguna de las complicaciones y salió sin dificultad del centro hospitalario.

El diagnóstico se realiza por los antecedentes, cuadro clínico, endoscopia oral y el resultado del examen anatomopatológico de la pieza extraída en el acto quirúrgico.13-16 Otros señalan que debe incluirse: ultrasonografía, y tomografía axial computarizada.17 Consideramos en nuestro caso, que con los elementos expuestos anteriormente, es suficiente para el diagnóstico y tratamiento.

El informe final describió una muestra con forma de masa alargada compuesta por pelo procedente del cuero cabelludo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1. Sundaram B, Selvarajam N, Sam S, Kamalanathan AU. Tricobezoar. Arch Dis Child. 2003;88:378.

2. Arbelo TF, Luaces E, Díaz T. Bezoares. Rev Cubana Pediatr. 2002;74(1):77-82.         

3. Kleiner O, Finaly R, Cohen Z. Giant gastric trichobezoar presenting as abdominal mass in a child. Acta Paediatr. 2002;91:1273-4.

4. Isberner RK, Couto CA, Scolaro BL, Pereira GB, Oliveira R. Tricobezoar gástrico gigante: relato de caso e revisão da literatura. Radiol Bras. 2010 Feb;43(1):63-5.

5. López Andino WM, Almeida Arias DA, Durán Vázquez N, Benavides S. Tricobezoar gástrico: a propósito de un caso. Rev Cubana Cir. 2008 Dic;47(4):8-10.

6. Die Trill J, Losa Boñar N, López Hervás P, Rey Ibarra A, Devesa Múgica M. Tricobezoar. Rev Chil Cir. 2007 Jun;59(3):173-4.

7. Ilias EJ, Navarro AC, Silva K, Vincenzi R, Martínez C, Kassab P, Safatle N. Tricobezoar gastroduodenal em adolescente. Rev. Assoc. Med. Bras. 2006 Apr;52(2):77-8.

8. Mondrogon RSP, Delgado CCA, Yánez LA, Sifuendo BJM, Salinas UJC. Síndrome de Rapunzel. Nuevo reporte de una rara manifestación de tricobezoar gástrico. Cir Gen. 2004;26(sup 1):S75.

9. Corona-Cruz JF, Sánchez-Lozada R, Gracida-Mancilla NI, Palomeque-López A, Vega Chavaje GR. Tricobezoar como causa de oclusión intestinal alta. Informe de un caso y revisión de la literatura. Gac. Méd. Méx. 2005 Oct;141(5):417-9.

10. Anzieta J, Felmer O, Gabrielli M, Venturelli F, Sánchez G, Torrijos C. Obstrucción intestinal causada por Tricobezoar: Síndrome de Rapunzel. Rev. Méd. Chile. 2008 Aug;136(8):1027-30.

11. Rodríguez GHM, Schleske RA. Tricobezoar: reporte de un caso. Cir Gen. 2006;28(2):113-7.

12. Aguilar M, Rodríguez F, Hernández C. Síndrome de Rapunzel: reporte de un caso. Acta Méd. Costarric. 2003;45(2):80-3.

13. Bernal R, Olivera F, Guerrero R. Tricobezoar, presentación de 3 casos, perfil clínico y psicológico. Rev Gastroenterol Mex. 2005;70(1):67-72.

14. Queiroz de Godoy A, Albuquerque R, Da Silva Godoy A. Úlcera gástrica terebrante e pancreatite aguda provocada por tricobezoar. Rev Col Bras Cir. 2004;31(1):71-2.

15. Pérez E, Santana JR, García G, Mesa J, Hernández JR. Perforación gástrica en adulto por tricobezoar (síndrome de Rapunzel). Rev Esp Cirg. 2005;78(4):268-70.

16. Salvatore MG, Palermo M, Moreau R, Ruiz HD, Mena LE. Tricobezoar gástrico: algoritmo diagnóstico. Rev Arg Radiol. 2005;69(3).

17. Ibuowo AA, Saad A, Okonkwo T. Giant gastric trichobezoar in a young female. Int J Surg. 2006;6:e4-e6.

 

 

Recibido: 16 de diciembre de 2010.
Aprobado: 18 de abril de 2010.

 

 

Eddy Millán Escalona. Universidad Médica de Granma "Celia Sánchez Manduley". Granma, Cuba. Correo electrónico: emanzanillo@grannet.grm.sld.cu

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons