SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número1Dr. Francisco González del Alamo y Martínez de Figueroa, primer profesor universitario de medicina en CubaJuramento hipocrático índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Educación Médica Superior

versión impresa ISSN 0864-2141

Educ Med Super v.14 n.1 Ciudad de la Habana ene.-abr. 2000

 

Notas pedagógicas

¿Mantiene la pizarra su vigencia?

Dr. Plácido Ardanza Zulueta1
La pizarra es un medio de percepción directa. Su presencia es casi sinónimo de aula o local docente, pues no se concibe la existencia de un aula que no cuente con una pizarra. En la era moderna, del espacio virtual y la telemática, la pizarra sigue siendo el medio de enseñanza básico para la presentación de ideas. Los docentes la emplearán con mayor eficacia en la medida que comprendan sus características, flexibilidad y oportunidades que nos ofrece para una óptima instrucción.

La pizarra ha evolucionado tanto, que en la actualidad ha llegado a adquirir un carácter polifacético, pues no sólo continúa desempeñando su función clásica, sino que se emplea para apoyar el desarrollo de los métodos docentes participativos contemporáneos. Asimismo, la aparición de la pizarra blanca metálica porcelanizada, le permite hacer las veces de pantalla, soporte para láminas, carteles, símbolos y notas; asumiendo las funciones de la pizarra magnética, a la vez que el empleo de plumones especiales de diversos colores, evita el molesto polvo de yeso.

Valor pedagógico

Entre los valores pedagógicos esenciales que posee se pueden destacar los siguientes:
  1. Fuente de imágenes: La utilización de la pizarra proporciona la más cómoda y abundante fuente de imágenes. Se consideran que son imágenes "emergentes", que nacen a la vista de los educandos. Este aspecto es singular por lo que tiene de motivación como por la fuerza expresiva del propio acto, mucho más elocuente para los estudiantes que cualquiera de los géneros de explicación. Por eso se califica la pizarra como la "pantalla mágica", capaz de brindar un dinámico apoyo gráfico a las variadas y variables situaciones didácticas.
  2. Accesibilidad: Cualidad importante de este medio de enseñanza pues, como se señalara antes, se encuentra en todos los locales docentes, constituye un punto de convergencia de las miradas del auditorio y está "tan a mano"; es visible de modo natural y puede ser empleado en cualquier momento, sin el menor obstáculo y con la máxima comodidad; todo lo cual le otorga la consideración de ser el medio de enseñanza accesible por excelencia.
  3. Activismo: Todo lo que ha de contener la pizarra se "hace" en el momento. Los materiales informativos que se exhiben en su superficie son siempre de " creación". Cuantas tareas desarrollen sobre ella profesores y estudiantes, constituyen ejercicios que poseen un indudable signo de actividad.

Tamaño y ubicación

La pizarra varía de tamaño en correspondencia con el tamaño del local y capacidad del auditorio, así como de la cantidad de información que se pretende manejar.

Las hay fijas en la pared y otras portátiles. Su ubicación más empleada es en el centro anterior del local. Su altura dependerá de los espectadores, pues su borde inferior debe quedar a la altura media de los ojos de los educandos sentados. La primera fila de asientos deberá situarse a una distancia no menor del doble del ancho de la pizarra y los más alejados no deberán quedar más allá de 6 veces el ancho de la pizarra. Su mayor área de visibilidad es un ángulo de 90o, cuyo vértice se localiza en el centro de la pizarra.

Distribución de la información

La mejor manera para distribuir la información en la pizarra es dividiéndola mentalmente en varias partes o zonas iguales. Si se emplea adecuadamente estos espacios imaginarios, bien estudiados previamente mientras se confecciona el guión de clases, se logrará trasmitir una información más coherente y organizada.

Se puede dividir desde 2 hasta 9 zonas imaginarias. Analice algunas situaciones docentes, por ejemplo:

  • Imagine que usted necesita hablar de ventajas y desventajas; en este caso lo lógico es dividir la pizarra en 2 zonas: una a la izquierda para las ventajas y otra a la derecha para las desventajas.
  • Si usted va a abordar 3 tópicos básicos (antes, ahora y el futuro), entonces divídala en 3 zonas verticales.
  • Si va a abordar 4 elementos (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), entonces se dividirá mentalmente por la mitad vertical y la mitad horizontal.
  • Si va a abordar 6 aspectos en su exposición, entonces divídala verticalmente en 3 áreas y horizontalmente en 2.
  • Por último, y es lo más frecuente, si divide la pizarra en 9 zonas (3 verticales y 3 horizontales), la zona central o 5, es la del " núcleo semántico", la de mayor visibilidad y fuerza pedagógica, donde se deben colocar las ideas centrales a presentar. Empleando las restantes zonas, para colocar las explicaciones complementarias.
Como puede apreciar, la distribución de la información en la pizarra, no puede ser espontánea, necesita de un trabajo profesional serio, que se planifica de antemano cuando confecciona el guión de clases, precisando en qué momento va a emplear la pizarra, qué se propone con ella y cómo combinar el empleo de este medio con otros. 1,2

Recomendaciones

¡QUÉ HACER!

  • Escribir los elementos centrales de una clase: fecha, título y sumario.
  • Destacar aspectos importantes de la clase, discusión grupal u otra forma de enseñanza; presentar esquemas, dibujos, gráficos, resumir discusiones, dar conclusiones, presentar cuadros sinópticos o comparativos, entre otros.
  • Utilice letra clara y de tamaño adecuado en correspondencia con el tamaño del local. Se aconseja el empleo de letra de tipo imprenta, pero utilizando mayúsculas y minúsculas. Deje el espacio adecuado entre palabras y líneas.
  • Respete la línea horizontal y evite el amontonamiento y caída de las últimas sílabas.
  • Utilice tizas o plumones de colores para dar énfasis a los aspectos principales. Subraye una palabra o frase para reforzarla. Para indicar movimiento o dirección emplee flechas.
  • Cuando termine de escribir sitúese a un lado de la pizarra para no molestar la visibilidad de los educandos.
  • Utilice el puntero para señalar algo de lo escrito.
  • Borre la pizarra cuando termine de exponer una idea completa, así como cuando termine su clase.
  • Cuando borre, hágalo de arriba a abajo (si utiliza tizas) y evite movimientos circulares, para evitar levantar el polvo.

¡qué no debe hacer!

  • No hable mientras escribe en la pizarra, ?no le hable a la pizarra! Hable siempre de frente al auditorio.
  • No emplee abreviaturas de palabras, aunque se esté familiarizado con su significado.
  • No escriba lo que es obvio o esté en los libros y materiales complementarios.
  • Nunca borre la pizarra con las manos o con un papel. No borre tampoco haciendo "huecos" dentro de lo que está escrito en la pizarra.

Comentario final

El uso principal de la pizarra es el de proporcionar información esencial y facilitar la interpretación y significado de conceptos y "nudos" claves del aprendizaje. Esto se logra en la medida en que sea capaz de utilizarla correctamente, lo que a su vez está en función del interés que ponga el docente, así como en su experiencia y maestría pedagógicas.

Algunos consejos adicionales se podrían escribir, pero si el profesor pone en práctica estos apuntes, mucho se lo agradecerán sus educandos.

¡Hasta la próxima!

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Salas-Perea RS. Los medios de enseñanza en la educación en salud. Biblioteca de Medicina, Vol XXIII. La Paz:Facultad de Medicina,Universidad Mayor de San Andrés, 1998.
  2. Rosell W. Medios de enseñanza. La Habana:Editorial Pueblo y Educación,1989.
Recibido: 3 de enero del 2000. Aprobado: 6 de enero del 2000.

Dr. CM Plácido Ardanza Zulueta. Centro Nacional de Perfeccionamiento Médico. Calle I No. 202 esq. a Línea. El Vedado. Ciudad de La Habana.

1Doctor en Ciencias Médicas. Profesor Consultante.