SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.32 número4Publicación duplicada o redundante índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista Cubana de Salud Pública

versión impresa ISSN 0864-3466versión On-line ISSN 1561-3127

Rev Cubana Salud Pública v.32 n.4 Ciudad de La Habana oct.-dic. 2006

 

PLoS Medicine y el código abierto

Hace aproximadamente dos años ha visto la luz la revista PLoS Medicine publicada por la organización no lucrativa  Public Library of Science (PLoS), de ahí su nombre. PLoS Medicine sigue los exitosos pasos de PLoS Biology, que hubiera sido fundada exactamente un año antes (octubre de 2003).

Se trata de un producto que responde al modelo que ha dado en llamarse de “código abierto”. Esto quiere decir, en primer lugar, que sus contenidos son enteramente consultables por parte de cualquier ciudadano del mundo a través de Internet, en todo momento, sin costo alguno accediendo al sitio disponible en: http://www.plosjournals.org/ De hecho sus promotores y editores instan a los lectores no sólo a leer sus contenidos, sino a “bajarlos”, reproducirlos, diseminarlos, traducirlos y publicarlos de nuevo, con la única condición de dar los debidos créditos a los autores originales. Tal posibilidad, sin embargo, es familiar para cualquier internauta: millones de sitios contienen información a la que se accede gratuitamente y sin restricciones. ¿Cuál es entonces la singularidad de este proyecto?

En primer lugar, es una publicación internacional y multidisciplinaria que abarca todo el espectro de las disciplinas relacionadas con la salud (desde las ciencias básicas hasta la salud pública, pasando desde luego por la investigación clínica) con un nivel de arbitraje (peer review) tan exigente como el de las más encumbradas revistas médicas. Este último dato no es en absoluto desdeñable habida cuenta de la enorme polución informativa que inunda la red en materia de salud (datos falsos, información confusa, sensacionalismo, mensajes carentes de respaldo científico, entre otros). Resulta también significativo, ya que a la información médica más fiable -la que aparece en las grandes revistas médicas-  sólo puede accederse ágil y adecuadamente pagando sumas que resultan prohibitivas para la mayoría de los potenciales usuarios del planeta.

Por otra parte, PLoS Medicine nace con una explícita vocación de enfrentar las más espurias tendencias que lamentablemente se entronizan cada vez más en los grandes Journals del mundo biomédico, crecientemente desvirtuados por intereses comerciales tales como los de las transnacionales del medicamento. La feroz reacción que el patrón de código abierto ha despertado en no pocos polos de poder económico y en algunas de sus expresiones editoriales clásicas, es elocuente reflejo de la naturaleza altruista, novedosa y antihegemónica de esfuerzos como el que nos ocupa.

El modelo que ha prevalecido desde el siglo XIX hasta nuestros días es exactamente el inverso del que ha sido elegido por PLoS Medicine: en aquél, el autor pone sus resultados en manos de los mercaderes de la información, estos lucran con los nuevos conocimientos y el lector paga por ello; en este, el proceso editorial es ajeno al lucro, el lector o usuario no paga absolutamente nada y al autor se le pide que gestione los recursos necesarios para llevar adelante el siempre costoso proceso de arbitraje, revisión, edición y producción, entre otros. Se impone aclarar, sin embargo, que no se espera que los autores se hagan cargo personalmente de estos gastos, sino que apelen a las propias agencias de gobierno, instituciones, fundaciones, hospitales o universidades que hayan financiado las investigaciones -o que tengan entre sus propósitos promover la ciencia- para que destinen recursos en esta dirección. De hecho, ya está probado que tal expectativa es perfectamente viable. Por otra parte, los editores afirman que bajo ningún concepto bloquearán la publicación de trabajos de calidad que provengan de autores que declaren no haber hallado estos apoyos. Los editores señalan incluso que cuentan con recursos para respaldar económicamente las publicaciones de investigadores de 43 naciones en desarrollo. Aunque en su fase inicial se está publicando sólo en inglés, la expectativa de los editores es abrirla a otras lenguas más adelante.

Conjuntamente con la publicación de trabajos altamente especializados del mayor nivel, PLoS Medicine incluye secciones concebidas para mantener un estilo imaginativo, fresco, abierto al debate, provocador del pensamiento independiente, con valor educativo, dirigido tanto a médicos como a  pacientes, a gerentes como a estudiantes y profesionales. Va más lejos: proclama su deseo de ser la revista médica “más rápida, más rigurosa y más honrada”, y aspira, nada menos, que a convertirse en “la mejor revista médica del mundo”. Naturalmente, ignoramos si este proyecto podrá alcanzar tan ambiciosos y loables propósitos, pero sus primeros resultados son impactantes. A partir de una financiación inicial de nueve millones de dólares donados por una fundación, no sólo ha conseguido en pocos meses un notable nivel de implantación, sino que ha revolucionado al mundo biomédico mediante la denuncia científicamente fundamentada de fenómenos que han estado, y probablemente siempre estarán, ausentes en las tribunas manejadas por las transnacionales de la información científica. Uno de los ejemplos más connotados ha sido el reciente número monográfico que PLoS Medicine ha destinado al llamado “disease mongering” (la promoción de la enfermedad) que sibilinamente impulsan los grandes laboratorios farmacológicos.

La concepción que anima a esta revista electrónica es enteramente coherente con la estrategia y los principios de la salud pública cubana y de nuestra revista en particular, de manera que no sólo le deseamos el mayor éxito, sino que esperamos que nuestros profesionales puedan beneficiarse de él y, desde luego, hacer contribuciones a su desarrollo.

Luis Carlos Silva Ayçaguer

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons