SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número2Características de la enfermedad cerebrovascular extracraneal en el municipio de arroyo naranjo índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Revista Cubana de Angiología y Cirugía Vascular

versão On-line ISSN 1682-0037

Rev Cubana Angiol Cir Vasc vol.18 no.2 La Habana july.-dez. 2017

 

Rev Cubana Angiol Cir Vasc. 2017;18(2)

Editorial

 

Beneficios obtenidos con el empleo de bacteriófagos en el tratamiento de infecciones crónicas


Benefits obtained with the use of bacteriophages in the treatment of chronic infections

 

___________________________________________________________________________________

 

Para todos aquellos facultativos, sean cirujanos o clínicos, el control de una infección en cualquier localización, es motivo de una alta preocupación. Hoy en día, la resistencia bacteriana aumenta debido al uso desmedido e indebido de los antibióticos que llegan a nuestras manos. Inclusive, el uso de la tecnología avanzada ha provocado que muchos pacientes y sus familiares se automediquen con antibioticoterapias no indicadas por médico alguno, lo que provoca que avance la resistencia a dichos medicamentos. Unos meses atrás tuve la oportunidad de conversar con mi colega y amigo David Armstrong sobre el tema de las infecciones en ulceras crónicas, y actualizamos cómo la resistencia a los antibióticos se ha acrecentado, e inclusive, cómo surgen cada día más publicaciones sobre el tema de la metil resistencia del estafilococos áureos. Me remití, después de oirlo, a otra colega de ambos, aconsejada por él, la Dra Elizabeth Kutter, quien estaba haciendo avances en el uso de los bacteriófagos. Así, pude conocer de primera mano, como a partir de estudios que ya se habían hecho años atrás en la antigua Unión Soviética, y que inclusive se están actualizando en Tbilisi, Georgia, así como en el Walter Reed Army Institute of Research (Wrair, sigla en inglés). El grupo de la Dra. Kutter, hizo un ensayo con estos bacteriófagos, autorizado como uso de drogas por compasión, cuya función es lograr establecer un target generalmente de origen viral, contra la bacteria que pueda estar viviendo en la célula, e inclusive que no ha sido tocada por el antibiótico usado. Estos fagos han sido utilizados para sustituir antibióticos, inclusive en casos de huesos osteomielíticos. La publicación, que data apenas de hace unos meses, con los resultados de este estudio (lo cito al final de este editorial), son observaciones hechas en nueve pacientes que fueron autorizados a este estudio compasivo. Actualmente, otras investigaciones con fagos sobre targets de pseudomonas aureoginosas, el germen Gram negativo más resistente a las indicaciones de antibióticos por parte de los facultativos, se están realizando en Inglaterra.

Quiero llamar la atención sobre esto, a todos aquellos colegas interesados en el tema. No se nos puede escapar el interés que para todos debe crear el conocer sobre los beneficiosos resultados que se obtienen a la luz de los conocimientos actuales, al poder contar con un procedimiento terapéutico defensivo contra las infecciones, que puede obtenerse a bajo costo, con eficacia, y que abre una puerta más a la investigación practica aplicada.

Ojala llegue a algún oído experimentado en estas lides, el poder aprovechar y decidir que este resultado investigativo produzca una tecnología de avanzada para nuestros especializados.

 

José Fernández montequin *

Director de la Revista Cubana de Angiología y Cirugía Vascular

Febrero 2017

 

REFERENCIA CITADA

Fish R, Kutter E. Bacteriophagues treatment of intransigent diabetic toe ulcers: a case series. J Wound Care North America. 2016;25(Suppl 7):S 27-S 33.



Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons