SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número4Malaria y hemoglobina S: ¿resistencia o protección?Dominancia cerebral y factores asociados en estudiantes de estomatología de cuarto año índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


MediSur

versión On-line ISSN 1727-897X

Medisur vol.16 no.4 Cienfuegos jul.-ago. 2018

 

ARTÍCULO ESPECIAL

 

El 36 aniversario del Destacamento de Ciencias Médicas Carlos Juan Finlay

 

Anniversary 36th of the Detachment of Medical Sciences Carlos Juan Finlay

 

 

José Antonio Pomares Alfonso

Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos, Cienfuegos, Cuba

 

 


RESUMEN

El artículo constituye una remembranza sentida de un profesor que tuvo la satisfacción de estar inmerso en la fundación del Destacamento Médico Carlos Juan Finlay, así como en la evocación de este realizada por nuestro comandante en Jefe Fidel Castro. Destacamento que hoy es una realidad y a 36 años de aquella fecha, el autor comparte sus recuerdos con los lectores de Medisur.

Palabras clave: medicina, enseñanza médica.


ABSTRACT

The article constitutes a meaningful remembrance of a professor who had the satisfaction of having been involved in the foundation of the Carlos Juan Finlay Medical Detachment, so as its evocation realized by Our Commander in Chief Fidel Castro. This Detachment is a reality today and 36 years after the author shares his memories with the readers of Medisur.

Key words: students, medical, students, premedical, Cuba.


 

 

Estimados lectores:

El pasado 12 de marzo fui invitado por nuestra Universidad al acto que se desarrolló en nuestro centro en conmemoración de la constitución del primer contingente del Destacamento de Ciencias Médicas Carlos Juan Finlay, que presidió nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el teatro Carlos Marx, en La Habana en esa misma fecha, pero del año 1982.

Ahora tuve la oportunidad de intervenir en este acto y siento la necesidad de exponer las palabras que allí dije, con el objetivo de que esta vivencia sea conocida por todos.

Permítanme compartir con ustedes la experiencia única que viví hace muchos años, pero que guardo como un tesoro en mi memoria.

Hurgando en los orígenes de nuestra Universidad Médica

La época a que me referiré es la tan cercana o lejana -como usted lo quiera apreciar- década de los ochenta del pasado siglo, específicamente el curso académico 1981-1982 y más concretamente las últimas semanas del año 1981. Yo me desempeñaba como director (en funciones) de la entonces Unidad Docente de Ciencias Médicas de Cienfuegos, y radicaba en la antigua Clínica Cienfuegos, que hoy es la sede de la emisora Radio Ciudad del Mar. Ya la incipiente Facultad constaba con estudiantes de 3ro, 4to, 5to, 6to años y un claustro de profesores que desarrollaban el proceso docente, sobre todo en las unidades asistenciales.

Un día, desde Santa Clara, me llamó el Dr. Serafín Ruiz de Zarate Ruiz;[1] me citaba para una reunión que al siguiente día habría en el Ministerio de Salud y estaría presidida por el Dr. Sergio del Valle Jiménez.[2]

El objeto de la reunión fue el análisis de la docencia en el país. El Dr. Serafín me invitó a viajar con él y para eso me recogería en la madrugada aquí en Cienfuegos y juntos viajaríamos a la Habana. Muy temprano llegamos a la urbe capitalina y también muy temprano inició la reunión en el salón Carlos Juan Finlay, del MINSAP.

En la presidencia, el Dr. Sergio del Valle, a su lado el viceministro para la docencia Dr. Ernesto de la Torre, demás viceministros y directivos de salud del ministerio; en el público, los rectores de los Institutos de Ciencias Médicas de la Habana, Santa Clara, Camaguey y Santiago de Cuba, también los directores de las Unidades Docentes de Ciencias Médicas que, como yo, verían en el plazo de meses sus unidades docentes convertidas en Facultades.

La reunión desde sus inicios fue muy polémica en el sentido de la discusión que se centraba sobre todo en las insuficiencias que se planteaban en las provincias, fundamentalmente, para solucionar las necesidades logísticas en el proceso docente educativo y mucho énfasis se hacia en la calidad de los estudiantes que ingresaban a los Institutos médicos existentes. Hubo una ocasión que el ministro Dr. Sergio del Valle usó de la palabra y nos dijo que todas las preocupaciones y necesidades que se planteaban tendrían respuesta en un espacio de tiempo relativamente breve. Su llamado era a la confianza y la seguridad que la máxima dirección de nuestro país estaba dando a nuestras preocupaciones. Minutos después, una persona por detrás de la presidencia se acercó al ministro y con el permiso del auditorio le comunicó una confidencia, este, sonriente y halagado nos comunicó a todos que esperábamos una visita que en minutos llegaría; nos pidió que nos mantuviéramos sentados y solo salir del salón por una urgencia, todos nos miramos sorprendidos.

El Dr. Serafín a mi lado me balbuceó muy bajo “parece que viene Fidel”.

La llegada e intervención del Comandante en Jefe

Estimados lectores, aún hoy, 36 años después de ese día, siento que mis ojos se humedecen con las lágrimas que produce la emoción de estos recuerdos. Primero, llegaron las escoltas con rápido andar, escrutando inquisitivamente cada persona y lugar, luego apareció la figura del gigante con su uniforme verde olivo, gorra y botas negras muy altas y lustrosas. Su paso era rápido, seguro y en grandes zancadas llegó a la presidencia en un santiamén, se sentó y saludó a todos nosotros con gran respeto: y comenzó a dialogar. Por un momento creí que un ángel le había dicho a Fidel cuales eran las preocupaciones más importantes de los profesores y la imposibilidad que sentíamos de darle solución, y él con esa premonición y fuerza creativa del pensamiento que siempre le caracterizó llegaba allí para ofrecernos las soluciones.

El tiempo que duró su intervención no puedo precisarlo, pero por los temas abordados y sus profundas reflexiones debió haber sido extenso.

  • Nos habló de la preocupación de la Revolución por extender y elevar la salud de nuestros ciudadanos desde el mismo triunfo revolucionario y la necesidad de elevar el número de médicos no solo para Cuba sino para todo el mundo.
  • Por primera vez nos explicó que los estudiantes que entrarían en las escuelas de medicina a partir de ese año serían seleccionados con una mayor rigurosidad que el resto de los estudiantes y que para ello serían entrevistados por médicos y profesores en dúos. Que los estudiantes no podían tener un índice académico menor a 90 ptos.
  • Que las obras constructivas de las nuevas Facultades se acelerarían y que a partir del nuevo año se constituiría el Destacamento de Ciencias Médicas que se llamaría Carlos Juan Finlay en honor a ese meritorio médico e investigador cubano que descubrió el agente trasmisor de la fiebre amarilla.
  • Que cada año ingresaría a nuestras escuelas un nuevo contingente del Destacamento y que en el curso que se iniciaría en septiembre de 1982 entraría el primer contingente.
  • Se tomó mucho tiempo para reflexionar sobre la calidad del estudiante del Destacamento. Nos dijo que el Reglamento que se preparaba él lo estaría revisando y sería constatado con otros reglamentos como los que se tenían para la formación de estudiantes en Institutos Militares. Nos dijo que los médicos tenían que ser soldados de la salud en Cuba y en el mundo.
  • Fidel le dedicó tiempo al Uniforme del Destacamento de Ciencias Médicas que lo distinguiría del resto de los estudiantes universitarios. Que se estaban revisando diferentes modelos y que su uso sería obligatorio, que siempre se contaría con la apreciación de la FEU para su aprobación, incluso habló del tejido que se usaría y contaría con corbata y llevaría un abrigo para la etapa invernal. El uniforme sería la distinción del estudiante del Destacamento y el reglamento sería el vigilante continuo de todas sus acciones.
  • Fidel nos estimuló a trabajar con rapidez y eficiencia porque en marzo se constituiría el primer contingente del Destacamento y para esa fecha debería estar terminado el proceso selectivo de estudiantes.

Estimados lectores ustedes comprenderán ahora los grandes retos que Fidel desde aquel día nos trazó a todos. Regresamos a nuestras provincias y los próximos meses serían los más intensamente laborales que en mi vida hube de tener.

El día 12 de marzo de 1982, en la constitución del primer Contingente del Destacamento de Ciencias Médicas Carlos Juan Finlay en el teatro Carlos Marx, volvió a convocarnos a todos y allí en su discurso tengo a bien transcribir estas palabras suyas que a modo de conclusiones de este trabajo les presento:

“Ser miembro del destacamento,… es una tarea dura porque tendrá su reglamento especial, ni siquiera va a recibir el mismo reglamento que el resto de los estudiantes; va a ser más duro el reglamento del estudiante del Destacamento de Ciencias Médicas” .

 

[1] *Dr. en Medicina. Especialista en Dermatología. Autor del nombre del actual Ministerio de Salud Pública. Ministro de Salud Pública entre el 11 de junio de 1959 y el 21 de mayo de 1960.  Rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Villa Clara, desde 1977 hasta 1990.

[2] General de División y Héroe de La República de Cuba. Ministro de Salud Pública 1979-1986

 

 

Recibido: 19 de junio de 2018.
Aprobado: 27 de junio de 2018.

 

 

José Antonio Pomares Alfonso. Licenciado en Psicología. MSc. en Educación. Profesor Auxiliar. Universidad de Ciencias Médicas. Cienfuegos. Correo electrónico: editorial@spicm.cfg.sld.cu

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons