SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.15 número29Efectos de la migración interna entre los momentos censales 2002 y 2012. Un estudio comparado en dos provincias cubanasComportamiento demográfico y factores de diferenciación espacial de los asentamientos del municipio de Aguada de Pasajeros: Una visión a la sostenibilidad agrícola índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Compartilhar


Revista Novedades en Población

versão On-line ISSN 1817-4078

Rev Nov Pob vol.15 no.29 La Habana jan.-jun. 2019  Epub 15-Out-2019

 

ARTÍCULO ORIGINAL

Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT): provincia de Santiago de Cuba (2012-2016)

Articulate Platform for the Territorial Integral Development (PADIT): County Santiago de Cuba (2012-2016).

Sahilí Cristiá Lara1  * 

1 Máster en Estudios de Población. Centro de Estudios Demográficos (CEDEM). Universidad de La Habana, Cuba.

RESUMEN

Se describe el comportamiento de las principales variables demográficas en el período 2012-2016, escenario que marca la incorporación a la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT) de la provincia de Santiago de Cuba. Como resultados, el territorio posee una creciente población envejecida, lo que indica su ubicación en el grupo de envejecimiento III. La fecundidad va de baja a muy baja, y no existe reemplazo. La mortalidad general y la mortalidad infantil poseen bajas tasas. La esperanza de vida es alta, siendo las mujeres más longevas que los hombres. En tanto, la migración adquiere valores ascendentes con alta preferencia de la población a trasladarse hacia La Habana como lugar de destino, con predominio del sexo femenino. Algunos temas que se deben atender prioritariamente son: fecundidad adolescente, migración y envejecimiento.

Palabras clave: fecundidad; migraciones; mortalidad; Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT); provincia Santiago de Cuba

ABSTRACT

The behavior of the main demographic variables is described in the period 2012-2016, scenario that marks the incorporation to the Articulate Platform for the Territorial Integral Development (PADIT) of the county Santiago de Cuba. As results, the territory possesses a growing aged population which indicates its location in the Group of Aging III. The fertility goes from low to very low, and doesn't exist substitution. The general mortality and the infantile mortality possess drops rates. The life expectancy is high, being the women older than men. Migration acquires upward values with the population's high preference to move toward Havana like destination place, with prevalence of the feminine sex. Some topics that should be assisted prioritarily are: adolescent fecundity, migration and aging.

Keywords: fertility; migrations; mortality; Articulate Platform for the Territorial Integral Development (PADIT); county Santiago de Cuba

… donde la población es transversal a cada acción …

A modo de introducción

La Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT) es un programa marco de apoyo al desarrollo territorial cubano que propicia el fortalecimiento de capacidades institucionales en materia de planificación y gestión del desarrollo territorial, los procesos de descentralización, y el desarrollo económico y social a nivel territorial. Ofrece una plataforma programática y de gestión para la articulación de actores a nivel territorial, nacional e internacional, a partir de prioridades de los actores cubanos.

Es liderado por el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), junto con su Instituto Nacional de Investigaciones Económicas (INIE), el Instituto de Planificación Física (IPF) y el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX). Cuenta con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Cuba (PNUD) y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista (Partido Comunista de Cuba [PCC], 2011) y actualizados en el VII Congreso (PCC, 2016), constituyen el marco de referencia; por lo tanto responde al momento histórico en el que se encuentra Cuba en sus procesos de actualización del modelo económico y social. Asimismo, la plataforma apunta a mejorar las condiciones de vida de la población de los territorios vinculados al programa, con énfasis en colectivos de mujeres y jóvenes, mediante procesos de articulación que favorezcan al desarrollo territorial.

En palabras de Matilde Fresa (coordinadora de PNUD) los actores e impulsores de este programa deben ser los propios habitantes de las comunidades, quienes con sus tradiciones, productos y servicios atraigan a sus potenciales clientes (Agencia Cubana de Noticias [ACN], 2016).

Hoy día no es posible realizar proyectos, planes y estrategias de desarrollo sin tener en cuenta a la población. La población es la que produce los cambios demográficos más profundos. Ello hace que resulte esencial que los responsables actuales de la formulación de políticas basen su pensamiento estratégico en el conocimiento de la demografía. Sin una comprensión de lo que la demografía está indicándoles, estarán guiando a sus países a ciegas, sin instrumentos, y casi con certeza terminarán planificando para el mundo un ayer y no el mañana (Colectivo de autores, 2001).

Los cambios que se evidencian en las variables demográficas (fecundidad, mortalidad y migraciones) en cada territorio tienen evidentes repercusiones en la sociedad y demandan de una presencia mayor del Estado y de la generación de políticas públicas, sociales y sectoriales (Fondo de Población de las Naciones Unids [UNFPA], 2010). De ahí que promover estudios científicos desde la relación población-desarrollo sea necesario si de comprender el comportamiento y la dinámica de la población se trata, en aras de que la propia población sea sujeto y objeto de su desarrollo.

PADIT constituye un programa en apoyo a las prioridades nacionales y locales, donde se refuerza el papel de los gobiernos y los actores en las comunidades, por lo cual ofrece la articulación de sus actores a diferentes niveles. En su primera fase, se concentró en apoyar cuatro provincias cubanas: Pinar del Río, Artemisa, Cienfuegos y Holguín; sin embargo, en el 2018 se incorporan las provincias de Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y Las Tunas.

El presente artículo expone la necesidad de tener en cuenta la dimensión poblacional, así como su dinámica en los planes de desarrollo y ordenamiento territorial de la provincia de Santiago de Cuba; ello permite proyectarse hacia acciones futuras en aras de que sean centrados en las personas y de potenciar el bienestar de sus habitantes. Es menester, entonces, poseer y emplear los datos de la población, pues estos dan cuenta de su estructura y dinámica, o sea, su composición básica y movimiento en un momento o período dado. Aun así, debe tenerse en cuenta que la forma de efectuar estos cálculos y análisis sociodemográficos que se demandan no se enseña en las universidades, sino que estas habilidades se adquieren en cursos de postgrados, maestrías y doctorados que se vinculan al conocimiento de la demografía.

La contribución más importante de este trabajo podría estar en el contexto provincial, pues ofrece valiosos elementos sociodemográficos a tener en cuenta a la hora de la toma de decisiones, la planificación y/o ordenamiento territorial, así como en el diseño de políticas de población diferenciadas; esta última pudiese ser acorde a los grupos etarios, las particularidades de los territorios u otro indicador demográfico que constituya elemento distintivo a lo interno del contexto provincial, a la vez que se establezcan medidas comparativas.

En cualquier caso, de lo que no cabe dudas es que las investigaciones sociodemográficas en Santiago de Cuba deben ser continuas, para que sirvan de base fundamental en la elaboración de la política de población. Con este objetivo, es necesario extender este estudio, con posterioridad, a los nueve municipios que integran la provincia.

Aspectos metodológicos

La investigación se sustenta en el período temporal 2012-2016, así como en datos obtenidos y cálculos realizados a partir de las siguientes fuentes de información: Estudios y Datos de la Población Cubana (ONEI, 2013e-2017e), Bases de Datos de Certificados de Nacimientos (ONEI, 2013c-2017c) y Anuarios Demográficos (ONEI, 2013a-2017a; 2013b-2017b). En este sentido, se calculan las tasas y exponen comportamientos correspondientes a cada una de las variables demográficas básicas, ellas son: fecundidad, mortalidad y migración. A la par se establecen análisis comparativos entre los valores mostrados por la provincia Santiago de Cuba y Cuba.

A continuación se detalla en los elementos que se tienen en cuenta de las variables enunciadas:

  • Fecundidad: se calcula y analiza la tasa global de fecundidad (TGF), la tasa bruta de reproducción (TBR), la tasa de fecundidad adolescente (TFA), el peso de la fecundidad adolescente, y se expone el número de nacimientos de madres menores de 15 años.

  • Mortalidad: se declara el total de defunciones generales e infantiles, y se examina el comportamiento de la tasa de mortalidad general (TMG) y el de la tasa de mortalidad infantil (TMI).

  • Migración: se expresa el comportamiento migratorio interno, especificando según sexo. Se enuncian, además, las provincias de mayor y menor preferencia migratoria por parte de la población santiaguera.

Es importante, y tema insoslayable en la provincia Santiago de Cuba, el envejecimiento de la población; por ello, en el artículo se analiza particularmente este fenómeno (ONEI, 2013d-2017d). En inicio, se establece una descripción general de la provincia que abarca su ubicación geográfica y población, y es en este apartado en el que se aborda el envejecimiento. Posteriormente, se estudian las variables demográficas, y finalmente, se presentan las conclusiones.

Descripción general: ubicación geográfica y población

La provincia Santiago de Cuba, incluyendo los cayos, tiene una extensión territorial de 6 227,78 km2. Está situada en el extremo oriental de Cuba; limita al norte con las provincias de Granma y Holguín, al sur con el mar Caribe, al este con la provincia de Guantánamo y al oeste con Granma.

En el 2016 posee una población ascendente a 1 053 966 habitantes, 523 454 (49,7%) hombres y 530 512 (50,3%) mujeres. En la parte urbana habita el 71,0% de la población, o sea, 748 260 habitantes, y en la parte rural 305 706 (29,0%) (ONEI, 2016); muestra una densidad poblacional de 169,2 hab/km2. Actualmente cuenta con nueve municipios: Contramaestre, Mella, San Luis, Segundo Frente, Songo-La Maya, Santiago de Cuba, Palma Soriano, Tercer Frente y Guamá; siendo Santiago de Cuba su cabecera municipal.

La población de 0-4 años asciende a 66 168 habitantes, la de 0-14 años a 191 304, la población menor de 19 años a 256 656, la de 15-59 años a 669 593; y la de 60 años y más a 193 069 individuos. La población santiaguera representa el 9,4% de la población cubana.

Referente al crecimiento natural, la provincia en cuestión muestra en el 2016 su menor cifra, para un valor de 4,1 por cada mil habitantes (tabla 1).

Tabla 1 Cuba y provincia Santiago de Cuba. Tasa anual de crecimiento (por cada mil habitantes) y tasa de crecimiento natural (por cada mil habitantes). 2012-2016. 

Fuente: Elaboración de la autora a partir de Anuario Demográfico de Cuba. Años seleccionados (ONEI, 2013a-2017a)

El país viene transitando por un proceso de envejecimiento poblacional, relativamente acelerado. Según Hernández (2009) este envejecimiento demográfico es resultado de la combinación de las variables demográficas. Una mortalidad baja, una alta esperanza de vida al nacer, reflejo de una baja mortalidad infantil, una fecundidad de baja a muy baja y un éxodo migratorio. Es en esa compleja dinámica demográfica en la que se ubica la población santiaguera.

En principio, si se examina la estructura por edades de la población de Santiago de Cuba al cierre del 2016, a través de la herramienta conocida como pirámide de población, se observa una estrechez de su base, ensanchamiento al centro y una cúspide en proceso de dilatación, ello indica que han disminuido los efectivos en las edades tempranas y que se incrementan las personas de 60 años y más (figura 1). De esta forma, al concluir el 2016, la población de 0-4 años solo representa el 5,7% del total; mientras la de 60 años y más se eleva al 19,0% (193 069); de ellos el 46,4% son hombres (89 656) y el 53,6% (103 413) mujeres, para una diferencia de 7,2 puntos porcentuales entre sexos.

Fuente: Elaboración de la autora a partir de Anuarios Demográficos. Años seleccionados.

Figura 1 Provincia Santiago de Cuba. Pirámide de población, estructura de la población por sexo y edad. Años 2012 y 2016  

En tal sentido la Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea como línea estratégica que los sistemas sanitarios de cada país deben estar preparados para afrontar las consecuencias del envejecimiento poblacional (OMS, 2015). Una de ellas es el incremento significativo de la dependencia de las personas no activas laboralmente sobre las personas activas. Únase a esto que el envejecimiento poblacional es profundo, permanente y tiene importantes repercusiones para todas las facetas de la vida humana, de ahí que los estudios acerca del mismo sean recurrentes; dan cuenta de ello foros y reuniones de organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU, 2010).

El proceso de envejecimiento que tiene lugar en Cuba la sitúa entre los países más envejecidos de América Latina y el Caribe. Cuba se ubica en el grupo de envejecimiento III,1 al poseer más del 15% de la población de 60 años y más respecto del total. En el período comprendido entre el 2012 y el 2016 el grado de envejecimiento de Cuba ha aumentado en 1,6% (tabla 2). En tanto, se prevé, según proyecciones realizadas, que en el año 2025 uno de cada cuatro cubanos tenga más de 60 años; mientras que para el 2035, casi uno de cada tres estará en dicho grupo etario (ONEI-CEPDE, 2015). Por tanto, tener en cuenta los valores porcentuales que evidencian el grado de envejecimiento de la población resulta importante; aunque no es menos cierto que dicho envejecimiento tiene múltiples consecuencias económicas y sociales, de ahí que el análisis de sus causas sea un aspecto clave para la elaboración de políticas públicas adecuadas, dirigidas a este segmento poblacional, cuya tendencia es al incremento.

Tabla 2 Cuba, provincia de Santiago de Cuba y sus municipios. Grado de envejecimiento de la población (en porcentaje) (V/P*100). 2012-2016  

Nota: V/P*100: proporción del número de personas de 60 años y más con relación a la población total por cada 100 habitantes.

Fuente: Elaborada por la autora a partir de Estudios y Datos de la Población Cubana. Cuba y sus Territorios. Años seleccionados (ONEI, 2013e-2017e).

Si se examina la tabla 2, la provincia de Santiago de Cuba ha transitado desde un 16,3% de personas de 60 años y más en el 2012 hasta un 18,3% en el 2016, lo que indica su ubicación en el grupo de envejecimiento III, al poseer más del 15% de la población de 60 años y más respecto del total. Así, en el término de cinco años el envejecimiento se ha incrementado en 2,0 puntos porcentuales.

En el 2016 Santiago de Cuba era la decimotercera provincia más envejecida del país, para un 18,3%. Las mujeres son más longevas, siendo la mayoría entre los adultos mayores. Un 19,5% del total de la población femenina tiene 60 años y más frente al 17,1% que exhiben los hombres, para una diferencia de 2,4%. En tanto, Cuba en igual año exhibe un 19,8% de grado de envejecimiento, y las mujeres ―al igual que en la provincia en cuestión― son la mayoría entre los adultos mayores, representando el 10,5%.

Desde el punto de vista municipal, el municipio con grado de envejecimiento más alto en la provincia de Santiago de Cuba en el 2012 era Santiago de Cuba, con valor porcentual de 17,2%; a este le siguen los municipios Palma Soriano y Contramaestre, con valores de 17,1% y 16,4% respectivamente. En tanto, en el 2016 es Palma Soriano el municipio más envejecido (19,4%), seguido del municipio cabecera Santiago de Cuba (19,2%) y Contramaestre (18,4%). Lo interesante del examen de las cifras porcentuales mostradas, en los años de inicio y final del estudio que se presenta, es que se revela que el municipio Palma Soriano pasa de una segunda posición en el 2012 a llevar la primacía en el 2016 como municipio con el grado de envejecimiento más alto de la provincia, la diferencia entre estos años es de 2,3 puntos porcentuales.

En los años 2012 y 2016 los municipios Palma Soriano, Santiago de Cuba y Contramaestre se ubican al igual que Cuba y la provincia Santiago de Cuba en el grupo de envejecimiento III, aunque no se debe dejar de resaltar que los valores que muestran los municipios antes enunciados sobrepasan a los adquiridos por la provincia, no siendo así con las cifras que exhibe el país. Es oportuno señalar que en el período 2013-2016 los tres municipios que poseen los mayores valores en cuanto al grado de envejecimiento son Palma Soriano, Santiago de Cuba y Contramaestre, en el orden que se describe.

Por su parte, el municipio Guamá resulta el territorio con menor grado de envejecimiento en todo el período. En el 2016 posee 14,7% de la población de 60 años y más respecto del total; en tanto, la diferencia en cuanto a sexo es solamente de 0,2%, pues las mujeres representan el 14,8% mientras que los hombres el 14,6% de grado de envejecimiento. Este municipio a nivel de país ocupa la sexta posición, lo cual lo ubica en el grupo de envejecimiento II.

Variables demográficas: fecundidad, mortalidad y migraciones.

Fecundidad

En Santiago de Cuba el comportamiento de la tasa global de fecundidad (TGF)2 entre 2012-2016 oscila alrededor de 1,81 y 1,96 hijos por mujer; cifras que corresponden a los años 2016 y 2013, respectivamente. A modo general, se notan en este indicador variaciones hacia momentos de ascenso y descenso, ubicándose en valores inferiores al nivel de reemplazo (2,1 hijos por mujer), aunque superiores a los mostrados por Cuba en igual período (tabla 3).

Tabla 3 Cuba y provincia de Santiago de Cuba. Tasa global de fecundidad (TGF) (hijos por mujer), tasa bruta de reproducción (TBR) (hijas por mujer),tasa de fecundidad adolescente (15-19 años)3 (por cada mil mujeres de esa edad), peso de la fecundidad adolescente y número de nacimientos de menores de 15 años. 2012-2016 

Fuente: Elaborada por la autora a partir de Anuarios Demográficos. Años seleccionados.

En tanto, la tasa bruta de reproducción (TBR)4 muestra un valor de 0,95 hijas por mujer en el año 2012, lo cual no difiere del comportamiento mostrado por Cuba en igual año, aun cuando la tasa posee un valor de 0,82 hijas por mujer. Hay que señalar que la tasa en la provincia de Santiago de Cuba tuvo un incremento en el año 2013 para un 0,98 hijas por mujer, en tanto llega al 2016 a 0,88, lo cual denota una disminución en este indicador.

Debe tenerse en cuenta que, al ser esta tasa calculada solo con los nacimientos femeninos, da una indicación de las posibilidades de reemplazo de las generaciones en la medida en que muestra el número de hijas tenidas por las mujeres durante todo su período fértil que, bajo el supuesto de ausencia de mortalidad, reemplazarán a sus madres.

Ahora bien, utilizar las TBR como una medida del reemplazo de las generaciones sucesivas puede llevar a errores, ya que han sido calculadas con tasas del momento, y en consecuencia, solo representan la situación de la fecundidad en un período dado, y no necesariamente la experiencia real que vivirá una cohorte de mujeres. Además, por el efecto de la inercia demográfica, es necesario que una TBR se mantenga bajo el nivel de reemplazo durante bastante tiempo como para provocar problemas de reducción demográfica. Una TBR inferior a 2,1 durante 5 o 10 años no se traducirá en el corto plazo en un decrecimiento de la población, a menos que ocurra en una población con fecundidad baja y una estructura envejecida desde hace tiempo (Welti, 1997).

Llama la atención, entonces, que en Cuba y en la provincia de Santiago de Cuba ―según datos mostrados en la tabla 3 y los análisis realizados respecto al envejecimiento― no existe un reemplazo generacional; todo lo cual conduce a una disminución paulatina de la población.

Por otro lado, la fecundidad adolescente es un tema recurrente en los estudios que desde la ciencia demográfica se han realizado en la provincia deSantiago de Cuba desde el 2016. Su estudio más reciente nos remite al 2018 (Cristiá, 2018) en el cual se caracteriza la fecundidad adolescente (15-19 años) en el período 2008-2012, estableciendo tres subgrupos etarios: 12 a 14 años, 15 a 17 años y 18 a 19 años. Esto permitió detectar los aportes de los subgrupos de madres, según lo cual la mayor contribución corresponde a las madres ubicadas en el subgrupo de 18 a 19 años. Por otro lado, se particularizó en el comportamiento por edades simples, en el cual destacan las madres de 19 años de edad como las que más tributan en cuanto a nacimientos a la estructura de la fecundidad en la provincia. Lo expuesto favoreció la elaboración de argumentos útiles a la comprensión del fenómeno en este contexto, sin embargo, no se deben perder de vista otros elementos que permitan su descripción más exacta, y de ser posible extender estos estudios a los municipios de la provincia.

Otros investigadores de la fecundidad adolescente, aunque han abarcado demás contextos, prestan atención a: determinación y descripción de las características de la fecundidad adolescente, toma de decisiones en torno a la reproducción en la adolescencia; así como factores que desde lo social, familiar e individual mediatizan el comportamiento de la fecundidad adolescente (Ledesma, 2004; Quintana, Bombino, Rodríguez, Molina, Peñalver y Ávila, 2014; Quintana, 2017; Molina, 2017).

Siguiendo el análisis, se tiene que la tasa de fecundidad adolescente (grupo 15-19 años), a inicios del período es de 59,0 hijos por cada mil mujeres del grupo, posteriormente mantiene un comportamiento casi estacionario (63,0 hijos por cada mil mujeres del grupo) hasta el 2015, año en que mostró una leve disminución (62,0 hijos por cada mil mujeres del grupo), sin que representara una disminución notable. Esto denota un aporte persistente de las adolescentes a la estructura de la fecundidad en la provincia de Santiago de Cuba. Por su parte, en Cuba, las tasas de fecundidad adolescente no superan los 55,0 hijos por cada mil mujeres del grupo. En tanto, la contribución de las adolescentes a la fecundidad total se ubica en el 2012 con un valor de 15,7%; posteriormente comienza a ascender este aporte hasta alcanzar su mayor valor (16,6%) en el 2014; sin embargo, a finales del período muestra un 16,2%.

Según datos mostrados en la tabla 3, el aporte de hijos de las menores de 15 años supera anualmente los 30 nacimientos. Esto constituye un aspecto de interés por parte de los científicos cubanos por los riesgos que generalmente conllevan para la salud reproductiva (embarazos y abortos precoces), en la deserción escolar y laboral, y en los conflictos y rupturas familiares (CEDEM, ONE y MINSAP, 1995; Ledesma, 2004; González, 2004; Rodríguez, 2013; Quintana y otros, 2014; Quintana, 2017; Molina, 2017; Cristiá, 2016, 2018). En este sentido, debe seguir siendo elemento de discusión, debate y estudio en cada una de las ciencias, pues sin lugar a dudas son niñas las que se están convirtiendo en madres y las que están contribuyendo en mayor o menor medida a la estructura de la fecundidad santiaguera.

Desde la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de El Cairo en 1994 la maternidad adolescente es considerada un grave problema de salud que exige atención por parte de los Estados a través de sus políticas sociales. Un balance reciente sobre su tratamiento arrojó deficiencias que pueden resumirse en: 1) no haber tenido en cuenta su relación con el género masculino; 2) haberse centrado en el grupo donde prevalece la maternidad, de 15 a 19 años, cuando las peores consecuencias están en edades menores; 3) no desarrollar en la investigación ni en los enfoques de políticas, una visión compleja y holística sobre la intervención de las determinantes económicas, sociales, educativas y culturales (UNFPA, 2013; citado por Fleitas, Vázquez, Da Cruz y Daudinot, 2016, p.129).

La investigación desarrollada en el 2018 en la provincia Santiago de Cuba (Cristiá, 2018) arrojó que en el 2012 tuvieron lugar 40 nacimientos de madres ubicadas en este grupo etario, de ellos 35 son de madres con 14 años, 3 corresponden a las de 13 años, y 2 a madres con 12 años de edad.

Aun así, resultaría significativo explorar los datos que muestran ―en cuanto a cantidad de nacimientos― las madres ubicadas en estas edades para los restantes años de estudio, pues al momento de la realización de este artículo no se encontraban disponibles los datos. Se sugiere la búsqueda particularizada de los mismos para próximas indagaciones científicas.

Mortalidad

Para comenzar el análisis se toman en cuenta las defunciones generales de la provincia de Santiago de Cuba, estas variaron entre 7 591 y 8 539, no mostraron comportamientos alarmantes. En este caso, y tal como se muestra en la tabla 4, la tasa de mortalidad general (TMG) en el período 2012-2016 oscila entre 7,2 y 8,1 fallecidos por cada mil habitantes, este último valor corresponde al año 2015. En tanto, Cuba oscila por encima de 8,0 fallecidos por cada mil habitantes en cada uno de los años que integran al período de estudio. Estas tasas equivalen a las de los países desarrollados e indican que la población tiende a morir por vejez.

Tabla 4 Cuba y provincia de Santiago de Cuba. Defunciones generales y comportamiento de la tasa de mortalidad feneral (TMG) (por cada mil habitantes). 2012-2016 

Fuente: Elaborada por la autora a partir de Anuarios Demográficos. Años seleccionados

En la provincia de Santiago de Cuba la esperanza de vida al nacer en el período 2011-2013 es de 78,0 años para ambos sexos, siendo la de los hombres de 75,9 años, y la de las mujeres de 80,3 años (ONEI, 2016).

Respecto a la mortalidad infantil ―indicador que se refiere a los menores de 1 año― cabe señalar que ocurren en la provincia entre 52 y 78 defunciones en los últimos años. Mientras, la tasa de mortalidad infantil (TMI) ha mantenido cifras por encima de 3,8 defunciones menores de un año por cada mil nacidos vivos, aunque en ninguno de los años de examen superan las 6,0 defunciones menores de un año por cada mil nacidos vivos. Lo anterior es resultado de los logros alcanzados por el Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI).5

Según un artículo publicado en la revista Bohemia, bajo el título “Consolida Santiago de Cuba el Programa Materno Infantil” la provincia de Santiago de Cuba en el 2015 presenta la segunda más baja TMI de la historia con 4,1 menores de un año por cada mil niños nacidos vivos (Bohemia, 16 de enero de 2016).

Cuba muestra en el 2012 su mayor TMI, para un valor de 4,6 fallecidos menores de un año por cada mil nacidos vivos. En los restantes años del período no se presentan cifras semejantes (tabla 5).

Tabla 5 Cuba y provincia de Santiago de Cuba. Defunciones infantiles y comportamiento de la tasa de mortalidad infantil (TMI) (por cada mil nacidos vivos). 2012-2016 

Fuente: Elaborada por la autora a partir de Anuarios Demográficos de Cuba. Años seleccionados.

Migración

En conjunto con la fecundidad y la mortalidad, la migración es la tercera variable que ejerce un efecto en la estructura demográfica de la población, así como en sus cantidades de efectivos. Por ello, en el artículo que se presenta ―aun cuando en el crecimiento de la población hay que tener en cuenta a la migración externa―, se aborda solamente la migración interna al ser la que más influye en el crecimiento de la población. Se describe el efecto de los movimientos migratorios entre divisiones administrativas mayores (DAM), o sea, las provincias.

En cuanto a las migraciones, Santiago de Cuba puede ser considerada como una provincia emisora de población, la tabla 6 permite un análisis más ajustado de la variable. Véase como desde comienzos del período de estudio mantiene un saldo migratorio interno negativo hasta concluir el mismo en el 2016. El ser un territorio emisor es un elemento que caracteriza a cada una de las provincias que integran la región oriental (Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo).

Tabla 6 Provincia de Santiago de Cuba. Comportamiento migratorio interno. Tasa de inmigración (por cada mil habitantes), de emigración (por cada mil habitantes) y de saldo migratorio interno (por cada mil habitantes). 2012-2016 

Fuente: Elaborada por la autora a partir de Anuario Demográfico de Cuba. 2016. Años seleccionados.

Dicha tabla da cuenta, además, de que en esos cinco años han emigrado de Santiago de Cuba entre 5 000 y 10 000 personas cada año, y todo indica que esta continuará siendo la tendencia. En este sentido, las causas pueden estar marcadas por motivos económicos, familiares, profesionales o por el simple hecho de expectativas de mejores condiciones de vida, entre otras.

En el año 2016 Santiago de Cuba registró un total de 4 094 inmigrantes y 9 817 emigrantes para un saldo migratorio interno de -5 723; en valores relativos las tasas de inmigración y emigración durante el 2016 fueron de 3,9 y 9,3 por cada mil habitantes, respectivamente; mientras que la del saldo migratorio alcanzó el valor de -5,4 por cada mil habitantes. Si se examina el comportamiento de estos indicadores unos años atrás se considera que es una provincia netamente emisora de población. En el 2012 presentó un saldo migratorio interno negativo con valor de -5 323 y una tasa de migración interna de -5,1 personas por cada mil habitantes. Ahora bien, si se comparan los valores que adquiere el saldo migratorio interno en los años 2012 y 2016, se puede plantear que para el 2016 existe un aumento en el mismo.

Tal cual se planteó en el párrafo anterior, tienen lugar en la provincia de Santiago de Cuba 9 817 emigraciones. Acorde al sexo, destacan las mujeres con 4 946 efectivos, mientras que los hombres representan 4 871; de ello se desprende que son las mujeres quienes llevan el protagonismo en cuanto a desplazamientos, para una diferencia de 75 efectivos (ONEI, 2016).

Un aspecto a tener en cuenta ―aun cuando se carece de un estudio por grupos de edades para conocer cuántas de las migrantes se encontraban en edad reproductiva― es que algunas de estas mujeres pudiesen haber retrasado su reproducción en función de sus expectativas migratorias, a la vez que matizan al territorio seleccionado como lugar de destino con sus diferentes niveles de calificación, profesionalidad y oficios.

Según datos del Anuario Demográfico de Cuba, en el 2016 Santiago de Cuba es la provincia que más población aporta a La Habana, con 3 285 migrantes, de ellos 1 573 hombres y 1 712 mujeres (ONEI, 2013a-2017a). Constituye La Habana el principal espacio receptor de población santiaguera. Esto pudiese estar dado por una mayor predilección de la población de este territorio en residir en la capital del país, por la existencia de redes de apoyo más sólidas, que favorezcan que sean mayores tanto las posibilidades de llegar al destino, como de tener éxito en el mismo (Hernández, San Marful y Delisle, 2017).

No menos importante son las migraciones que ―en igual año― tienen como lugar de destino a las provincias: Matanzas con 1 195 efectivos (616 hombres y 579 mujeres) y Artemisa con 974 (527 hombres y 447 mujeres); estos dos territorios constituyen zonas de preferencia para los santiagueros. Por otra parte, se observa que, generalmente Santiago de Cuba aporta en menor cuantía efectivos a la provincia de Pinar del Río, con solo 67 efectivos (43 hombres y 24 mujeres), pues esta constituye área de menor relevancia migratoria. Sin embargo, un hallazgo importante es que acorde al sexo prevalecen los hombres entre los migrantes hacia estas tres provincias, comportamiento que pudiese estar marcado por las fuentes de empleo disponibles, dígase servicios, construcción, comercio y agricultura, entre otras.

Según Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2015, de la Organizacón Internacional para las Migraciones (OIM) bajo el título “Los migrantes y las ciudades: nuevas colaboraciones para gestionar la movilidad”, se plantea que los migrantes pueden fungir como agentes del desarrollo local, ya que ellos desempeñan un papel preponderante en el establecimiento de vínculos entre ciudades de origen y destino, y en la incorporación de la migración en el desarrollo local (San Marful, 2016). Esta conclusión no debe pasar por alto si se pretende que la propia población sea sujeto y objeto de su desarrollo, y cuando se fortalecen capacidades institucionales en materia de planificación y gestión del desarrollo territorial a través de la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT).

A modo de conclusiones

En el período 2012-2016 la provincia de Santiago de Cuba posee una creciente población envejecida, lo que indica su ubicación en el grupo de envejecimiento III. La fecundidad va de baja a muy baja, y no existe reemplazo. La mortalidad general y la mortalidad infantil poseen bajas tasas. La esperanza de vida es alta, siendo las mujeres más longevas que los hombres. En tanto, la migración adquiere valores ascendentes con alta preferencia de la población a trasladarse a La Habana como lugar de destino, con predominio de las féminas.

Un análisis del grado de envejecimiento a nivel municipal en el período 2012-2016 destaca al municipio Palma Soriano como el de mayor grado de envejecimiento, sobrepasando los valores porcentuales adquiridos por la provincia y ubicándose en el grupo de envejecimiento III; aún así se debe destacar que en el 2012 el municipio Santiago de Cuba es quien prevalece en este índice. Por su parte, Guamá resulta el territorio con menor grado de envejecimiento y clasifica en el grupo de envejecimiento II.

Los resultados denotan la inmediatez de proseguir estudios científicos en las siguientes líneas temáticas: fecundidad adolescente, migración y envejecimiento; aunque para este último debe tenerse en cuenta que es profundo, permanente y tiene importantes repercusiones para todas las facetas de la vida humana, de ahí que las indagaciones de los indicadores del grado de envejecimiento sean de vital importancia, y más aún cuando se pierde por cuestiones migratorias población en plena capacidad productiva y se incrementa la dependencia de las personas no activas laboralmente sobre las personas activas. Estas líneas temáticas representan en la actualidad un reto para el desarrollo económico y social de la provincia.

Lo anterior marca el escenario propicio para la incorporación de esta provincia en el marco de los análisis que se establecen desde la demografía como ciencia, y la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT), en aras de fortalecer capacidades institucionales en materia de planificación y gestión del desarrollo territorial, donde la propia población sea sujeto y objeto de su desarrollo.

Al contar los decisores de la provincia con elementos que les permitan reorientar tendencias en materia sociodemográfica y el trazado de políticas en aras de un desarrollo integral sostenible, les facilita el conocimiento y abordaje adecuado de cada problema, así como la determinación con mayor exactitud de las poblaciones, los grupos etarios y áreas de riesgo. Se sugiere que, a la par, se establezcan medidas comparativas, y de ser posible se extiendan los estudios a los nueve municipios que integran la provincia.

Referencias bibliográficas

Agencia Cubana de Noticias (ACN). (2016). Plataforma de desarrollo integral beneficia a provincias cubanas. 13 de junio de 2016. Recuperado de: Recuperado de: http://www. plataforma%20de%20desarrollo%20integral%20beneficia%20a%20provincias%20cubanas%20(+Fotos)%20-%20ACN.htmLinks ]

Bohemia. (2016). Consolida Santiago de Cuba el Programa Materno Infantil. En Revista Bohemia, 16 de enero. Disponible en: http://www.bohemia.cu/salud/2016/01/consolida-santiago-de-cuba-el-programa-materno-infantilLinks ]

Camisa, Z. (1975). Introducción al estudio de la fecundidad. San José, Costa Rica: Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE). [ Links ]

Colectivo de autores. (2001). Demografía: ¿amenaza u oportunidad para América Latina?. Recuperado de: http://www.iadb.org//res/publications/pubfiles/pubb-2001_5219.pdf Links ]

Centro de Estudios Demográficos, Oficina Nacional de Estadística y Ministerio de Salud Pública (CEDEM, ONE, MINSAP). (1995). Cuba, transición de la fecundidad. Cambio social y conducta reproductiva. La Habana: Editorial CEDEM. [ Links ]

Cristiá, S. (2016). Comportamiento de la fecundidad en la provincia Santiago de Cuba. Período 2003-2012 (Tesis de Maestría). CEDEM, Universidad de La Habana, Cuba. [ Links ]

Cristiá, S. (2018). Fecundidad en la provincia Santiago de Cuba: una mirada por subgrupos de edades y edades simples (2008-2012). Novedades en Población, 13(26), 119-133. Recuperado de http://www.novpob.uh.cuLinks ]

Fleitas, R., Vázquez, V., Da Cruz, P. y Daudinot, A. (2016). La maternidad adolescente. Una realidad en contexto: los casos de Cuba y Angola. Revista Universidad de La Habana, (281). [ Links ]

Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). (2010). Intervención de la Sra. Bárbara Pesce-Monteiro, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Cuba/representante residente del PNUD. Seminario regional Envejecimiento, Políticas Públicas y Desarrollo en América Latina. Retos presentes, necesidades futuras. La Habana, Cuba. [ Links ]

González, N. (2004). Cuba. Estructura de la fecundidad en los noventa. Novedades en Población, (3). [ Links ]

Hernández, R. (2009). Transición demográfica y envejecimiento de la población en Cuba. En: Colectivo de autores, Cuba. Población y desarrollo. La Habana: Editorial CEDEM (Universidad de La Habana). [ Links ]

Hernández, W., San Marful, E. y Delisle, D. (2017). La Habana. Efectos de la migración interna a dos décadas del Decreto 217. Novedades en Población, 13(26), 203-212. Recuperado de http://www.novpob.uh.cuLinks ]

Ledesma, Y. (2004). La fecundidad adolescente en Cuba entre 1990-2004 (Tesis de Licenciatura). Facultad Psicología, Universidad de La Habana, Cuba. [ Links ]

Molina, M. (2017). La fecundidad adolescente en Cuba. La Habana: Editorial CEDEM. [ Links ]

ONEI. (2013a-2017a). Anuarios Demográficos de Cuba. 2012-2016. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI. (2013b-2017b). Anuarios Demográficos de la provincia Santiago de Cuba. 2012-2016. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI. (2013c-2017c). Bases de Datos de Certificados de Nacimientos de la provincia Santiago de Cuba. 2012-2016. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI. (2013d-2017d). El envejecimiento de la población. Cuba y sus territorios. 2012-2016. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI. (2013e-2017e). Estudios y Datos de la Población Cubana. Cuba y sus Territorios. 2012-2016. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI (2016). Anuario Demográfico de la provincia Santiago de Cuba. La Habana: ONEI. [ Links ]

ONEI-CEPDE. (2015). Proyecciones de la Población Cubana 2015-2050. La Habana: ONEI. Disponible en: http://www.cort.as/yVyNLinks ]

Organización Mundial de la Salud (OMS). (2015). Envejecimiento y Salud. Nota descriptiva No. 404. Septiembre de 2015. Recuperado de: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs404/es/Links ]

Organización de las Naciones Unidas (ONU). (2010). Envejecimiento de la población. Informe 2009. Estados Unidos: ONU. [ Links ]

Partido Comunista de Cuba (PCC). (2011). Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución. VI Congreso del PCC, La Habana, Cuba. [ Links ]

Partido Comunista de Cuba (PCC). (2016). Actualización de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016-2021. VII Congreso del PCC, La Habana, Cuba. [ Links ]

Quintana, L. (2017). Cuba: fecundidad y toma de decisiones en torno a la reproducción. Miradas en contexto La Habana: Editorial CEDEM. [ Links ]

Quintana, L; Bombino, Y.; Rodríguez, G.; Molina, M.; Peñalver, N.; y Ávila, N. (2014). Comportamiento en torno a la reproducción en la adolescencia. Acercamiento a sus condicionantes. Novedades en Población, (19),. [ Links ]

Robaina, R. G.(2014). A treinta y un años del inicio del Programa de Atención Materno Infantil en Matanzas: realidades y retos. Revista Médica Electrónica, 36(1). Recuperado de http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202014/vol1%202014/tema01.htmLinks ]

Rodríguez Gómez, G. (2013). De lo individual a lo social. Cambios en la fecundidad cubana. Universidad de La Habana, La Habana: Editorial CEDEM. [ Links ]

San Marful Orbis, E. (2016). Los migrantes y las ciudades: nuevas colaboraciones para gestionar la movilidad. Novedades en Población, (11), 128-130. [ Links ]

Welti, C. (1997). Demografía I. México D. F.: Programa Latinoamericano de Actividades de Población (PROLAP), Instituto de Investigaciones de la UNAM. [ Links ]

2 La interpretación de la TGF es evaluar el número de hijos que en promedio tendría una mujer de una cohorte hipotética de mujeres no expuestas al riesgo de muerte desde el inicio hasta el fin del período fértil y que, a partir del momento en que se inicia la reproducción están expuestas a las tasas de fecundidad por edad de la población en estudio (Camisa, 1975, pp. 17-20).

3 Se incluyen los nacimientos de madres menores de 15 años.

4 La interpretación de la TBR es similar a la TGF, con la única diferencia de que se calcula solo para los nacimientos femeninos.

5 El año 1983 marca el inicio de una nueva etapa transcendental de trabajo en el Sistema de Salud en Cuba, fue este el año en el que se inició el Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI), el cual tuvo su antecedente en el Programa para la Reducción de la Mortalidad Infantil y Materna, iniciado en el año 1970. Con una visión más abarcadora que su antecesor, el PAMI ha tenido como centro de atención, desde entonces, la salud de la mujer, los niños, los adolescentes y la planificación familiar. La estrategia fundamental del PAMI está encaminada a mejorar la calidad de la salud reproductiva de la mujer o la pareja, trabajar en la disminución de enfermedades asociadas al embarazo, bajo peso al nacer, afecciones perinatales, infecciones respiratorias agudas, accidentes, lactancia materna, y diagnóstico precoz del cáncer cérvico-uterino y de mamas (Robaina, 2014).

Tipología elaborada por la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI-CEPDE, 2015) tomando como referencia la formulada por el Centro Latinoamericano de Demografía para clasificar a los países de la región acorde al grado de envejecimiento. Los grupos se establecen de acuerdo a intervalos que indican el grado de envejecimiento: a) Grupo de envejecimiento I (GEI): menos del 10% de la población de 60 años y más respecto del total; b) Grupo de envejecimiento II (GEII): entre el 10% y el 15% de la población de 60 años y más respecto del total, y c) Grupo de envejecimiento III (GEIII): mayor del 15% de la población de 60 años y más respecto del total.

Recebido: 14 de Janeiro de 2019; Aceito: 20 de Fevereiro de 2019

*Autor para la correspondencia: lara@cedem.uh.cu

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons