SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número63La importancia de la capacitación en el rendimiento del personal administrativo de la Universidad Técnica de AmbatoLa lectura crítica y su incidencia en los estudiantes de la carrera Ingeniería Industrial módulo i de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo, Ecuador índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Conrado

versión impresa ISSN 2519-7320versión On-line ISSN 1990-8644

Conrado vol.14 no.63 Cienfuegos abr.-jun. 2018  Epub 08-Jun-2018

 

Artículo Original

La lectura globalizada como método de aprendizaje de la lectoescritura en niños con trastorno del espectro del autismo. Una alternativa para la inclusión

The globalized reading as a method of learning literacy in children with autism spectrum disorder. An alternative to the inclusion

Yaima Rodríguez Sánchez1  * 

Ofelia Rodríguez Pérez1 

Xiomara García Navarro1 

1Universidad de Cienfuegos. Cienfuegos, Cuba.

RESUMEN

Uno de los saberes más difíciles a los que se enfrenta un escolar es al aprendizaje de la lectura y la escritura. Si no existen las condiciones necesarias para asumir el proceso, el escolar estará expuesto al fracaso, al miedo, a la ansiedad, y la frustración lo cual atentará contra el éxito de su aprendizaje. Es oportuno, entonces, seleccionar métodos de enseñanza que se adecuen al escolar. El proceso de aprendizaje de la lectoescritura en los escolares con Trastorno del Espectro Autista (TEA) constituye un desafío por las particularidades comunicativas, psicopedagógicas y comportamentales que estos presentan. En el presente trabajo, se exponen las concepciones acerca de este proceso en el marco de atención a los escolares con TEA con énfasis en el método de Lectura globalizada como vía.

Palabras clave: Trastorno del espectro autismo; lectoescritura; método.

ABSTRACT

One of the most difficult skills a student faces is learning to read and to write. If the necessary conditions do not exist to assume the process, the scholar will be exposed to failure, fear, anxiety, and frustration which will undermine successful learning. It is opportune, then, to select methods of teaching that are appropriate to the scholar. The process of learning literacy in schoolchildren with Autism Spectrum Disorder (ASD) is a challenge because of the communicative, psychopedagogical and behavioural peculiarities they present. In the present work the conceptions about this process in the framework of attention to the students with ASD with emphasis in the method of Globalized Reading as a way are exposed.

Keywords: Autism spectrum disorder; literacy; method.

INTRODUCCIÓN

Según Vygotsky, (1979), el dominio del lenguaje escrito significa para el niño dominar un sistema extremadamente complejo. El lenguaje escrito está formado por un sistema de signos que identifican convencionalmente los sonidos y palabras del lenguaje oral. Es evidente que el dominio de este sistema de signos no puede realizarse por una vía exclusivamente mecánica, desde fuera, por medio de una pronunciación.

A partir de estas concepciones, se infiere que el aprendizaje de la lectoescritura constituye un reto para la enseñanza de la lengua de cualquier sistema educativo, por la importancia que tiene para la apropiación y el aprendizaje de las demás asignaturas. Sin embargo, algunas de las dificultades que surgen en este proceso, por lo general, encuentran sus causas en la determinación de los elementos didácticos para el desarrollo exitoso de este proceso.

El presente trabajo tiene como objetivo caracterizar el método de lectura globalizada, mediante una comparación con otros métodos para la enseñanza de la lectoescritura, demostrando las ventajas en el tratamiento de escolares con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

La búsqueda de información teórica acerca del proceso de lectoescritura y su enseñanza, la revisión de programas y orientaciones metodológicas, unido a la observación y entrevista a maestros y logopedas del territorio, así como el resultado de experiencias investigativas de las autoras, posibilitó analizar las particularidades del método y su aplicación en escolares con trastorno del espectro del autismo y permitió, además, la concepción de este trabajo.

Se presenta una conceptualización del término método como una de las categorías rectoras del proceso de enseñanza-aprendizaje, y a partir de este precedente, la caracterización de diferentes métodos para la enseñanza de la lectoescritura, estableciendo un paralelo entre ellos.

DESARROLLO

Según la etimología de la palabra, método proviene, del griego méthodos significa “vía hacia un fin”- odos, vía. Desde el punto de vista filosófico, el método es “un sistema de reglas que determinan las clases de los posibles sistemas de operaciones que, partiendo de ciertas condiciones iniciales, conducen a un objetivo determinado.” (Enciclopedia de la URSS, 1979). El método es el modo de hacer algo en orden.

A través del tiempo han surgido muchos y muy diversos métodos de enseñanza de la lectura, cada uno de ellos con sus ventajas y limitaciones, se pueden mencionar: los métodos sintéticos (lenguaje integral), el método alfabético o de deletreo, el fonético o fónico, el silábico, el global, método del cuento y de la rima (Caballero Delgado, 2009); (García, 2007); (Fleitas, 2012); (Pérez, 2012).

En Cuba, durante la época de la República se empleaban métodos diferentes a veces de forma simultánea, ya que en Cuba había escuelas públicas rurales y urbanas, escuelas privadas laicas o religiosas, esta diversidad atentaba contra la unidad de criterios, pues no estaba unificado el sistema de enseñanza y en muchas oportunidades el maestro usaba el que consideraba mejor o el más factible en dependencia de las posibilidades reales que tenían los niños de adquirir los materiales.

Por mucho tiempo estuvo muy difundido el método alfabético o de deletreo (sintético) con el apoyo de la cartilla. Se utilizó hasta la primera mitad del siglo pasado. Fue famosa la cartilla cubana de José María de la Torre basada en este método.

Entre los métodos analíticos el más divulgado fue el de palabras normales, o palabras generadoras introducidas por Aguayo a principios del siglo XX y utilizadas también por Carlos de Torriente, Miguel Ángel Cano y otros pedagogos (Guadrón, 2005). El método fonológico también fue difundido en Cuba en los años 50.

En los primeros años de la Revolución, los maestros siguieron empleando métodos que ya conocían, como el de las palabras normales. Generalmente se utilizaban métodos de carácter global que partían de las teorías psicológicas vigentes, que asumían la idea de que la percepción del niño es sintética, de conjunto, y no de particularidades y detalles.

En los inicios de la década del 1960, se utilizaron el método de lectura por la Imprenta (1961) y el de Rimas Infantiles (1966) (González, 2013). Aproximadamente en 1968 se implanta en todo el país el método Nacional de la lectura, con él se parte de la presentación de oraciones breves, en las que se incluyen palabras claves con la estructura silábica que se quiere enseñar. Por el análisis auditivo y propioceptivo se lleva a la percepción de la grafía que se utilizará en la formación de nuevas sílabas. En el desarrollo de la metodología hay percepción global, análisis y reconstrucción sintética.

Con posterioridad se introduce El método Nacional con variantes que siguen la misma metodología. En algunas regiones del país, se trabajó otros métodos de forma experimental entre ellos: El método Fónico (1966- 1967) (Guadrón, 2005), que se clasifica como método sintético.

En 1968, se utiliza el método fónico mímico, este consiste en la combinación de los métodos fónicos (que agrupa los fonemas por su articulación) y el mímico (interiorización del símbolo) En 1969, se emplea este mismo método, pero con variantes con relación a la organización del orden de presentación de los fonemas.

En la década del 70, con el perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación, se introduce en nuestro país el método Fónico Analítico Sintético, procedente de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), este se apoya tanto de la psicología, la pedagógica como ciencia, y la lingüística en particular.

En el método fónico analítico-sintético, están estrechamente vinculados el aprendizaje de la lectura y el de la escritura. No sólo porque las clases de lectura son seguidas directamente por las de escritura, sino porque el grafema que se estudia en estas es el que corresponde al fonema que se ha estudiado en la lectura, y porque además se lee, en uno y otro tipo de letra, antes y después de escribir (Chkout, 2014).

El aprendizaje de la lectura y la escritura en esta experiencia está estructurado en dos etapas fundamentales: una etapa de adquisición en la que se logra el conocimiento inicial de todos los fonemas del idioma y la escritura de los mismos. Ya al finalizar esta etapa, que abarca el primero y parte del segundo período escolar el niño debe leer en el libro de texto, lecturas con cierta extensión y ser capaz de responder a preguntas de un primer nivel de comprensión. Una segunda etapa es la de afianzamiento en la que se consolidan las habilidades de lectura y escritura (Domínguez García, 2010); (Ramírez, 2008).

Uno de los saberes más difíciles a los que se enfrenta el escolar es al aprendizaje de la lectura y la escritura, por lo que se necesita de cierta madurez en diferentes áreas para llevar a cabo dicho proceso. Si no existen las condiciones necesarias para enfrentarlo el escolar estará expuesto al fracaso, miedo, ansiedad, frustración que atentarán contra el éxito de su aprendizaje; no solo de la lectoescritura sino en el resto de las áreas de conocimientos (Baron-Cohen, 1985); (Damasio, 2002).

Una de las principales prioridades de la educación cubana es el desarrollo de habilidades comunicativas, para la cual se cuenta con un programa director de la Lengua Materna que orienta las habilidades que en este sentido han de desarrollar las niñas y los niños en los diferentes niveles educacionales. En la aplicación de cualquier método el maestro es un factor determinante, porque de su actitud y de la preparación que tenga sobre el mismo, dependerá el éxito o el fracaso.

El proceso de aprendizaje de la lectoescritura en escolares con Trastorno del Espectro Autista (TEA) constituye un desafío si tenemos en cuenta sus particularidades comunicativas, psicopedagógicas y comportamentales, lo que hace que se asuman para su enseñanza métodos que se adecuen a las particularidades de los mismos (Gómez Leiva, 2005)¸ (Demosthene Sterling, 2011).

Uno de los métodos más utilizados para este proceso en el marco de la atención a escolares con Trastorno del Espectro Autista (TEA) ) es justamente el Método de Lectura Globalizada, pues dadas las necesidades que manifiestan estos escolares en los procesos superiores del pensamiento, fundamentalmente en la abstracción y la generalización, imprescindible para el aprendizaje de la lectoescritura, este método les permite de una manera más accesible y amena el proceso de la lectura y a su vez constituye un apoyo a la realización del habla, pues estimula en gran medida el lenguaje expresivo.

Para que las niñas y los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) puedan acceder a la lectoescritura deben haber logrado ciertas habilidades con respecto a: atención, socialización, comunicación, cognición y conducta. Particularmente, para acceder a la lectoescritura mediante el método de lectura globalizada las niñas y niños deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Interés y atención por los materiales gráficos (anagramas, folletos comerciales, cifras y en especial cualquier texto escrito)

  • Un mínimo de hábito de trabajo

  • La suficiente memoria para poder reconocer, retener y evocar lo aprendido

  • Un cierto nivel de lenguaje comprensivo para poder llamar a cada cosa por su nombre

  • Capacidad suficiente para comprender órdenes verbales sencillas

  • Cierta habilidad para discriminar y emparejar objetos

Lectura globalizada es el nombre para una vía que facilita el proceso de aprendizaje de la lectura, facilitando del mismo modo la adquisición de la escritura. Se trata de un método que proporciona aprendizaje funcional de la lectura a través de la asociación de imágenes. Está basado en el emparejamiento, tratando las palabras como imágenes globales y presentando una asociación directa entre foto/dibujo = palabra.

Si se tiene en cuenta que las personas con autismo captan mejor los aprendizajes a nivel simbólico o representativo, pues buscan el apoyo visual antes que el auditivo para obtener información del medio y este método brinda la posibilidad de aprovechar esta potencialidad al emplear las imágenes o pictogramas.

Este método, parte de lo concreto (imagen del objeto) hasta llegar a lo abstracto (las grafías), establece la relación entre la palabra y su imagen, para luego realizar la segmentación de la palabra, partiendo siempre de la unidad más completa a la más pequeña, este procedimiento tiene más sentido para los niños con autismo porque desde el inicio aprenden a relacionar dos formas de comunicación, la palabra y la imagen, donde la palabra cobra significado desde el inicio con su representación visual, facilitando así el proceso de abstracción (comprensión semántica del código escrito).

Debido a las ventajas de esta forma de aprendizaje, en cuanto a la espontaneidad con la que ocurre como proceso y a que se desarrolla vinculada al objeto en el contexto de uso, se han sistematizado estrategias y ayudas para garantizar que los escolares con y sin dificultades de aprendizaje lo desarrollen. La lectura globalizada se puede trabajar con personas que no han adquirido lenguaje oral, ya que éste no es un requisito y además puede favorecer la comunicación (Fernández Pérez, 2012).

Es fundamental trabajar desde la metodología del aprendizaje sin error, y para ello es importante afianzar cada paso y comprobar que se tiene adquirida una habilidad antes de pasar al paso siguiente, si éste no se logra, tendremos que pensar que hemos realizado un salto demasiado grande y que tenemos que desarrollar pequeños peldaños hasta llegar al siguiente paso. No falla el niño, sino la aplicación del programa.

Pasos para el trabajo con la lectura globalizada

  1. El primer paso es confeccionar una lista de los intereses de la persona a la que va dirigido el programa, ya que la motivación va a jugar un papel fundamental en el aprendizaje. Se puede echar mano de los folletos de las grandes superficies para algunos alimentos, imágenes de personajes de películas, fotos de sus juguetes, etc., para seleccionar imágenes o logotipos que el niño conozca y que sean de su interés. Incluso se pueden recortar etiquetas de juguetes o alimentos preferidos que contengan el nombre del producto.

  2. Se elaboran distintas tarjetas en las que aparezca debajo de la imagen la palabra, escrita con la letra de uso habitual en el centro escolar. No es útil usar una letra que no aparezca después en el entorno del alumnado.

Se puede empezar emparejando dos imágenes iguales con su correspondiente palabra. Cuando esto se realice de manera correcta, se añadirán más imágenes y jugar “memory” memorizar con las tarjetas. Para elegir las primeras palabras que se van a presentar, además de tener en cuenta que correspondan a los intereses del alumno, es importante intentar buscar palabras que sean diferentes en cuanto a longitud, y que no empiecen por la misma letra.

Cuando ya se ha trabajado suficiente la discriminación y el emparejamiento, se eliminará una de las imágenes y dejará solamente la palabra. Las primeras veces que se lleva a cabo un paso nuevo es recomendable la guía física para que no se produzcan errores y transmitir de una manera precisa lo que se está pidiendo a la otra persona.

Ahora se puede eliminar la palabra que acompaña a la imagen para conseguir la equivalencia que se busca entre un código escrito y su referente. La clave de color nos puede servir de ayuda en el proceso de aprendizaje, aunque más adelante tendremos que desvanecerla para conseguir una discriminación real frente a otra palabra.

Para afianzar la discriminación de grafías se vuelve jugar al “memory” sólo con las palabras. En esta opción, se puede aprovechar para que jueguen dos alumnos y practiquen juntos.

Una vez que los alumnos manejan bien la dinámica y conocen unas pocas palabras cortaremos esas palabras conocidas en sílabas, mientras, por otra parte, se puede seguir introduciendo palabras completas nuevas. Para la nueva fase se necesitan elaborar tarjetas de sílabas o cortar las palabras que ya tenemos. En un primer momento, y para garantizar aprendizaje sin error, se deja como modelo la palabra completa y se colocan debajo las sílabas que pertenecen a la palabra, dando ayuda total por moldeamiento. Después de varios ensayos, se puede iniciar discriminación descolocando las sílabas, introduciendo alguna sílaba no presente en la palabra, o presentando varias sílabas mezcladas para elegir las correctas. Más adelante pueden partirse las sílabas en letras.

Aunque se indiquen pormenorizados, dentro de la dinámica enseñanza-aprendizaje el profesional puede evaluar qué pasos o ayudas requieren mayor o menor énfasis en función de mantener un equilibrio entre el principio de que menos ayuda es mejor que más y el principio del aprendizaje sin error, sumado a las características particulares de aprendizaje de cada persona y de si ésta está recibiendo otros tipos de enseñanza en forma paralela.

Se puede practicar lectura globalizada en casa, en la calle, con los pictogramas, con el ordenador, con juegos. De esta manera, se refuerza el aprendizaje funcional de la lectura, ya que desde el primer momento se le transmite, a la persona que va dirigido, un uso práctico para su vida (Gray, 1994).

Algunas de las ventajas de trabajar la lectura globalizada son:

  1. Puede ir dirigido a personas con y sin problemas de aprendizaje.

  2. Se puede dar mayor o menor ayuda en cada paso del proceso de la lectura, dependiendo del desarrollo personal, ya que es un programa totalmente individualizado.

  3. Es significativo, es decir, la lectura tiene sentido desde el comienzo de la misma.

  4. Sube la autoestima, ya que eres tú mismo el que lee las palabras, (dando toda la ayuda que sea necesaria).

  5. Con la lectura globalizada se puede partir de los intereses personales y comenzar con las palabras que sean más motivantes (animales, juguetes, nombres de compañeros de clase, comidas…).

  6. En personas que tienen dificultades para generalizar, este método les puede ayudar.

  7. Se aprende sin error, para ello se divide el aprendizaje en pasos muy pequeños y se da toda la ayuda que sea necesaria para luego ir eliminándola poco a poco, es decir, no se espera al fracaso para darle una ayuda.

  8. Se puede utilizar junto con sistemas signados, ya que la imagen representa una palabra completa, bien como un sistema aumentativo, es decir complementario al habla o bien como un sistema alternativo (para personas que no tienen lenguaje oral).

  9. La lectura globalizada es también un facilitador de la comunicación. Algunas personas tienen mayor dificultad en procesar la información por la vía auditiva, con lo cual, al ser utilizado un canal visual sirve como refuerzo para adquirir información y para facilitar la comunicación.

  10. Son programas totalmente individualizados y que respetan el desarrollo individual, el vocabulario que posee y el nivel de adquisición lectora en el que está.

CONCLUSIONES

En la aplicación de cualquier método para la adquisición de la lectoescritura el maestro es un factor determinante, porque de su actitud y de la preparación que tenga sobre el mismo, dependerá el éxito o el fracaso.

En Cuba, el método Fónico Analítico Sintético es el más utilizado para el aprendizaje de la lectoescritura, sin embargo, es necesario considerar la utilización de otros a partir de las particularidades de los escolares de las diferentes instituciones educativas.

La lectoescritura, al ser una habilidad relativamente preservada en niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), puede ser el vehículo en que transportar aprendizajes difíciles de hacerlo por otro medio, como la adquisición del currículo, lograr el autovalidismo y desarrollar comunicación (Cobas Ochoa, 2013).

El Método de Lectura Globalizada, permite de una manera más accesible y amena el proceso de adquisición de la lectura en escolares con Trastorno del Espectro Autista (TEA) y a su vez constituye un apoyo a la realización del habla, pues estimula en gran medida el lenguaje expresivo aun en ausencia de este.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Barón-Cohen, S. L. (1985). Does the autistic child have a "Theory of Mind", Cognition, 21(1), 37-46. [ Links ]

Caballero Delgado, E. (2009). Selección de lecturas de Metodología de la investigación. La Habana: Editorial Pueblo y Educación. [ Links ]

Chkout, T. (2014). Sobre el perfeccionamiento de la Educación Especial. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Cobas Ochoa, C. L. (2013). La comunicación, sus alteraciones y los sistemas. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Damasio, A. (2002). La sensación de lo que ocurre. Madrid: Debate. [ Links ]

Demosthene Sterling, Y. (2011). Un futuro sin barreras. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Domínguez García, I. (2010). La comunicación y el texto. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Fernández Pérez, G. (2012). Sistemas alternativos y aumentativos de la comunicación. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Fleitas, X. R. (2012). Logopedia 2. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

García., M. T. (2007). El autismo: ese fascinante mundo. La Habana: Editorial Félix Varela. [ Links ]

Gómez Leiva, I. (2005). Un acercamiento al autismo. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

González, V. G. (2013). Recursos Didácticos Primera Parte. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Gray, C. (1994). Comic Strip Conversations. Arlington: FutureHorizons. [ Links ]

Guadrón, O. J. (2005). Los métodos analíticos. MailxMail.com. Recuperado de http://www.mailxmail.com/autor-oneyda-jamyleth-guevara-guadronLinks ]

Pérez, G. F. (2012). Logopedia 1. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Ramírez, I. (2008). El estudio de caso como método científico de investigación. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. (1979). Enciclopedia de la URSS. Moscú: Editorial Progreso. [ Links ]

Vigotsky, L. S. (1979). Obras completas. La Habana: Editorial Pueblo y Educación . [ Links ]

Recibido: 05 de Enero de 2018; Aprobado: 05 de Febrero de 2018

*Autor para la correspondencia. E-mail: yrsanchez@ucf.edu.cu

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons