SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 número2Meningoencefalitis bacterianas en CubaAsociaciones entre concentraciones de inmunoglobulinas en niños, factores ambientales de riesgo y morbilidad respiratoria índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Revista Cubana de Higiene y Epidemiología

versión On-line ISSN 1561-3003

Rev Cubana Hig Epidemiol v.39 n.2 Ciudad de la Habana Mayo-ago. 2001

 

Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología

Información sobre prevención de accidentes que poseen adultos y niños a su cuidado

Dra. Mariela Hernández Sánchez,1 Dr. René G. García Roche,2 Lic. Dania Pérez Sosa3 y Dra. Digna Ramos Molina4

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo transversal, con el objetivo de identificar la información recibida sobre prevención de accidentes en un universo de 5 370 personas responsables en el hogar de los niños menores que 10 a, en el municipio Regla, durante 1996-1997. La muestra estuvo integrada por 1 156 adultos que cuidaban a éstos en sus hogares, seleccionados en muestreo por conglomerado monoetápico en el que cada consultorio del médico de la familia representó un conglomerado. Para la recolección de los datos se realizaron entrevistas estructuradas, en las que se aplicaron cuestionarios y para el análisis de los resultados se calcularon porcentajes. Hubo referencias de haber recibido información sobre prevención de accidentes en poco más del 80,0 % de las personas y los niños a su cuidado. Las vías para hacer llegar esta información sobre la prevención de accidentes a la población no fueron empleadas con eficiencia.

DeCS: ACCIDENTES DOMESTICOS/prevención & control; MEDICINA FAMILIAR; MEDICINA COMUNITARIA; CUIDADOS DOMICILIARIOS DE SALUD/educación; NIÑO.

A nivel mundial, los accidentes constituyen la primera causa de muerte en niños y adultos jóvenes, aunque los otros grupos de edades también resultan perjudicados. Estos eventos son un problema creciente en términos de años de vida potencialmente perdidos, sufrimiento humano y costos económicos que exceden los 500 millones de dólares anualmente.1,2

Los accidentes son también un problema de salud en Cuba. Durante 1995, el municipio Regla fue el de mayor tasa de mortalidad por accidentes en Ciudad de La Habana. Por otra parte, según datos del Sistema Alerta – Acción de la Unidad de Análisis y Tendencias, del Ministerio de Salud Pública, casi las dos terceras partes de los accidentes reportados en el país durante el año 1995, ocurrieron en el hogar y afectaron de forma importante a los niños. (Cuba. Ministerio de Salud Pública. Unidad de Análisis y Tendencias. Reporte semanal. Principales incidencias. 1996; 1:105).

En la actualidad, es el sector salud quien más enfrenta los destructivos efectos de los accidentes, destinando a su solución cuantiosos recursos que podrían ser utilizados en la atención de otros problemas.3,4

Sin embargo, la única forma de disminuir la morbimortalidad por accidentes y sus serias consecuencias es la prevención. Para ello, un paso previo es identificar los conocimientos que poseen las personas y posteriormente, unificar los esfuerzos de los diferentes sectores de la comunidad para evitar los accidentes.5,6

Como parte de dichos esfuerzos, es necesario estimular y desarrollar conductas tendientes a mejorar los conocimientos, cambiar las actitudes, las prácticas y los estilos de vida, resultando imprescindible la información recibida sobre los accidentes y su prevención desde las edades más tempranas en el hogar.7

En un estudio desarrollado en Chile, sobre el nivel de conocimientos para la prevención de los accidentes en madres de niños menores que 15 a, se observó que el 50,0 % de ellas tomaban medidas de prevención tanto en la cocina como en otras dependencias de la casa, basándose en los conocimientos que poseían a partir de la información recibida por las diferentes vías.8

Todo lo anterior motivó la realización de este trabajo, con el objetivo de identificar la información sobre prevención de accidentes que poseían las personas responsables del cuidado de los niños menores que 10 a en el hogar y sus conocimientos sobre la información que poseían estos niños, en el municipio Regla, durante 1996-1997. Los resultados contribuirán a incrementar el conocimiento de las necesidades de información de la comunidad para la prevención de dicho problema de salud.

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo transversal sobre la información recibida en prevención de accidentes, cuyo universo estuvo constituido por las 5 370 personas responsables del cuidado de los niños menores que 10 a en el hogar, en el municipio Regla, de la provincia de Ciudad de La Habana, durante los meses de diciembre de 1996 a marzo de 1997.

Se calculó el tamaño muestral en 1 156 de estos adultos, tomando en consideración que se estuvo dispuesto a aceptar un error de muestreo no mayor de 10,0 % del parámetro a estimar (porcentaje de adultos que cuidaban niños y que estuvieran desinformados sobre la prevención de accidentes) y un efecto de diseño de 1,5. Como no se encontraron estudios en la literatura que trataran este aspecto, para el cálculo del tamaño muestral se tomó como cifra de desinformados el 30,0 % hallado en una prueba piloto realizada previamente en el municipio Habana Vieja.

Se utilizó el muestreo por conglomerados menoetápico en la selección de la muestra. Para ello, se consideraron como conglomerados los 64 consultorios del médico de la familia existentes en el municipio. De estos conglomerados se seleccionaron 17, en los que se estudió a toda la población de personas que cuidaban a los niños menores que 10 a, que constituyeron las unidades de análisis.

El cuestionario se confeccionó de acuerdo con los objetivos del estudio y lo publicado en la literatura acerca del tema.9 Una vez elaborado, se sometió al criterio de expertos y fue aplicado en una prueba piloto, a partir de cuyos resultados se hicieron las modificaciones necesarias.

Los encuestadores se adiestraron previamente. Durante la etapa de ejecución, éstos visitaron las viviendas que tenían algún habitante menor que 10 a y aplicaron los cuestionarios a las personas responsables del cuidado del menor. Los instrumentos utilizados para realizar la encuesta se acompañaron de un instructivo, con vistas a que la información obtenida fuera lo más uniforme posible y se repitió el cuestionario al 5,0 % de los encuestados seleccionados de forma aleatoria, para validar la confiabilidad de la información recogida.

Estos cuestionarios incluían los datos generales y la información sobre prevención de accidentes recibida por las personas adultas y por los niños menores que 10 a a su cuidado, así como las vías por las que les llegó dicha información.

La información sobre prevención de accidentes que poseen los niños menores que 10 a es difícil de obtener. Sin embargo, ésta pudo explorarse a través de los adultos que los cuidaban, aunque dicha información no tenga el máximo de certeza.

Para el procesamiento y análisis de los datos, se utilizó el paquete de programas EPIINFO versión 6, en una computadora personal OPUS 170. Los resultados se presentaron en porcentajes y sus intervalos de confianza, con una confiabilidad del 95,0 % en las estimaciones.

RESULTADOS

Como se observa en la tabla, en el 84,9 % de los adultos y en el 83,4 % de los niños a su cuidado, con un intervalo de confianza de (82,7; 86,9) y (81,1; 85,4) respectivamente, hubo referencias de haber recibido información en la prevención de accidentes.

Tabla. Información recibida por los adultos y los niños a su cuidado sobre prevención de accidentes

Información recibida sobre la prevención de

Por los adultos responsables del cuidado de los niños
Por los niños según referencia de los adultos

accidentes

Intervalos

Intervalos

 

No.

%
de confianza
No.
%
de confianza

982

84,9

82,7; 86,9

964

83,4
81,1; 85,4

No

174

15,1

13,0; 17,2
192
16,6

14,5; 18,8

Total

1 156

100,0

-
1 156
100,00

-

 

Las personas que cuidaban a los niños, (fig. 1) recibieron información con mayor frecuencia a través de la televisión, seguida por la radio y en menor medida por el personal de salud.

Fig. 1. Porcentaje de adultos responsables del cuidado de los niños que reciben información para prevenir accidentes por las diferentes vías.

Para los niños, (fig. 2) las vías de información de mayor frecuencia fueron los padres, la televisión y la escuela. A través del personal de salud, sólo se refirió que habían recibido información un 9,0 % de los niños, con un intervalo de confianza (7,4 ; 10,7).

 

Fig. 2. Porcentaje de niños que reciben información para prevenir accidentes por las diferentes vías, según referencias de los adultos.

DISCUSIÓN

Se refirió que la mayoría de los adultos y los niños a su cuidado habían recibido información en la prevención de accidentes, pero dichas cifras no se consideran óptimas si se tiene en cuenta que este problema constituye la primera causa de muerte de 1 a 49 a y que es necesaria la información en su prevención para modificar de forma favorable los estilos de vida. Esta situación podría modificarse con un incremento de las acciones de información y educativas a través de las diferentes vías existentes (equipo del médico de la familia, instituciones educacionales, medios de divulgación y otros).

Los medios de comunicación como vía educadora de la población estuvieron por debajo de sus posibilidades, en forma más marcada para la radio. La prensa plana no fue señalada por ninguna de las personas.

En este sentido, existen experiencias en otros países como Colombia, donde se observó que la población infantil presentaba un mayor riesgo de accidentes por juegos pirotécnicos durante las festividades. Debido a ello, se aplicaron un conjunto de medidas, que incluyeron las acciones de información y educación dirigidas a los escolares y a la población en general a través de los medios masivos de comunicación. Dichas medidas tuvieron un marcado impacto en la reducción del problema, ya que se logró la disminución del número de personas que acudieron a los servicios de urgencia por esta causa.10

Con respecto a las vías para la información recibida por lo niños en nuestro estudio, en los resultados encontrados pudo haber influido que no se les preguntara directamente a ellos y que los adultos quisieran destacar su papel educativo en la prevención de accidentes.

En un trabajo similar realizado en Chile, se observó que en general, las madres optaban por la vigilancia o por tomar ellas directamente las medidas preventivas. Un 47,0 % de las madres refirieron haber informado a los niños en la prevención de los accidentes. El número de madres entrevistadas que no sabían cómo prevenir o que medidas tomar que definitivamente eran poco adecuadas, no sobrepasó el 20,0 %.

En nuestro estudio, es necesario destacar que el equipo de salud, como importante vía a través del cual la población puede recibir información en la prevención de accidentes, fue referido con muy baja frecuencia, por lo que es cuestionable la prioridad dada a este aspecto durante el desarrollo de su labor educativa.

Este equipo puede hacer mucho más en la labor de prevención de accidentes, ya que por los conocimientos que posee, debe constituir un importante educador de la comunidad para aumentar la seguridad y evitar los riesgos.11,12

Por todo lo anterior, se hace necesario implementar un programa de prevención de accidentes que incluya el control de las acciones dirigidas a la prevención de estos por los diferentes sectores de la comunidad.

Se puede concluir que:

  1. El número de personas que refirieron haber recibido información sobre prevención de los accidentes no fue óptimo, a pesar de la importancia de este aspecto y de la existencia de una estructura capaz de lograrlo.
  2. Las vías de información masiva que existen en el país no fueron aprovechadas adecuadamente para incrementar los conocimientos en la prevención de estos acontecimientos.
  3. La prevención de los accidentes no constituyó una labor educativa priorizada por el equipo del médico de la familia.

SUMMARY

A descriptive cross-sectional study was conducted aimed at identifying the information about the prevention of accidents received by 5 370 persons responsible for children under 10 at home, in Regla muinicipality, during 1996-1997. The sample was composed of 1 156 adults that took care of their children at home and that were selected by single-stage cluster sampling, in which evey family physcian’s office represented a cluster. Structured interviews were made for the collection of data. Questionnaires were applied and percentages were calculated to analyze the results. More than 80 % of the persons and the children they took care of reported having received information about the prevention of accidents. The ways used to give information on the prevention of accidents to the population were not efficient.

Subject headings: ACCIDENTS, HOME/prevention & control;FAMILY PRACTICE; COMMUNITY MEDICINE; HOME NURSING/education; CHILD.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Organización Panamericana de la Salud. Mortalidad por accidentes y violencia en las Américas. Bol Epidemiol 1994;15(2):1-8.
  2. Costa Rica. Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Consejo de Seguridad Vial. Memoria del Plan Nacional de Prevención de Accidentes de Tránsito. Costa Rica, 1997.
  3. Yunes J, Rajs D. Mortalidad por causas violentas entre los adolescentes y los jóvenes de la Región de las Américas. En: Organización Panamericana de la Salud. La salud del adolescente y del joven. Washington, DC: OPS,1995:169-82 (Publicación Científica; 552).
  4. Jaramillo JF, Giraldo CA. Muertes por causa externa, Medellín 1992 – 1996. Dirección Seccional de Salud de Antioquia. Boletín Epidemiológico de Antioquia 1997;XXII(1):167-79.
  5. Organización Panamericana de la Salud. Prevención de accidentes y lesiones Washington DC: OPS, 1993:302-16. (Serie PALTEX para Ejecutores de Programas de Salud; No. 29).
  6. México. Secretaría de Salud. Dirección General de Enseñanza en Salud. Paquete básico de servicios de salud: manuales de capacitación y operación para personal comunitario. México, DF, s.n, 1997.
  7. Hernández M, García R, Sosa I, Armas N, Del Pino A. Accidentes en el hogar de los menores de 10 años. Municipio Regla, 1996-1997. Rev Cubana Hig Epidemiol 1999;37(3):109-13.
  8. Acevedo I, González I. Nivel de conocimientos sobre prevención y cuidados de primeros auxilios en accidentes y problemas de salud más frecuentes del niño. Pediatría (Santiago de Chile) 1996:39(3/4):106-9.
  9. Toro J, Pereda C, Astroza L, Risopatrón F. Conocimientos, creencias y prácticas de las madres en infecciones respiratorias agudas y traumatismos infantiles. Santiago de Chile:Ministerio de Salud, 1992:53-5. (Serie Investigaciones Operacionales; 1).
  10. Vélez LM. Accidentes por juegos pirotécnicos en festividades navideñas y año nuevo. Antioquia 1986 – 1997. Dirección Seccional de Salud de Antioquia. Boletín Epidemiológico de Antioquia 1997;XXII(1):211-7.
  11. Aliño M, Álvarez R, Callejo M, Castro BL, Goinechea F. Jordán J, et al. Manual para la prevención y manejo de los accidentes. La Habana: Ministerio de Salud Pública, Fondo de Naciones Unidas, 1996:3-5.
  12. Hernández M, Taboada B, Torres ML, Sosa I, García R. Conocimientos de médicos y enfermeras de la familia sobre accidentes y su prevención. Municipio Habana Vieja, 1996. Rev Cubana Hig Epidemiol 1998;36(2):101-4.

Recibido: 17 de diciembre de 1999. Aprobado: 2 de febrero del 2000.
Dra. Mariela Hernández Sánchez. Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología. Infanta No. 1158 e/ Llinás y Clavel, Centro Habana, Código Postal 10300, Ciudad de La Habana, Cuba.

 

  1. Máster en Epidemiología. Especialista de II Grado en Higiene. Investigadora Auxiliar. Profesora Instructora.
  2. Especialista de I Grado en Bioestadística. Investigador Agregado.
  3. Licenciada en Tecnología de la Salud. Aspirante a Investigador.
  4. Especialista de I Grado en Epidemiología. Profesora Instructora.