SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 issue5Impacto de la panhisterectomía en la calidad de vida de la mujerFactores de riesgo aterogénicos en pacientes normocolesterolémicos author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Revista Cubana de Medicina General Integral

Print version ISSN 0864-2125On-line version ISSN 1561-3038

Rev Cubana Med Gen Integr vol.16 no.5 Ciudad de La Habana Sept.-Oct. 2000

 

 

Mujer y violencia: ¿un problema de salud comunitario?

Alexis Culay Pérez,1 Félix Santana Suárez,2 Reynaldo Rodríguez Ferra3 y Carlos Pérez Alonso4

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo transversal con el objetivo de conocer el comportamiento de la violencia contra la mujer en el microdistrito "Ignacio Agramonte", perteneciente al policlínico docente "Tula Aguilera" del municipio Camagüey, en el período comprendido desde el 1° de agosto de 1997 al 31 de enero de 1998. De un universo de 1088 mujeres entre 15 y 49 años se le realizó una encuesta a 310 mujeres - el tamaño de la encuesta se calculó utilizando el programa estadístico nombrado EPIDAT- resultando que 226 mujeres reportaron algún tipo de violencia para un 72,9 %. Se concluyó que la violencia psicológica fue reportada por la mitad de las mujeres, la violencia sexual por una 3ra parte y la violencia física fue la menos reportada. La violencia fue mayormente señalada por mujeres de 30-39 años con un nivel de escolaridad pre-universitario. La gran mayoría de las mujeres violentadas no solicitaron ayuda profesional.

Descriptores DeCS: VIOLENCIA DOMESTICA; MUJERES MALTRATADAS; MALTRATO CONYUGAL.

La violencia, en sus múltiples manifestaciones, es un creciente problema de salud pública como lo demuestran los aumentos en las tasas de mortalidad, morbilidad y discapacidad. Los efectos de la violencia se reflejan especialmente en los grupos más vulnerables de la sociedad: las mujeres, que en particular, son frecuentemente víctimas de violencia de toda índole.1

Se puede definir la violencia como cualquier acción directa o indirecta mediante la cual se inflige sufrimiento físico, sexual o mental contra la mujer con el propósito de castigarla, humillarla, denegarle su dignidad humana, su autodeterminación sexual o su integridad física, mental, moral o menoscabarle su autoestima y personalidad.2

Varios factores (entre ellos los culturales, económicos y sociales, así como la vergüenza y el temor a represalias) contribuyen a impedir que las mujeres denuncien estos hechos. Frecuentemente, el temor impide que las mujeres abandonen una relación de abuso, ya que se ha encontrado que el riesgo de ataques contra ellas es mayor cuando la mujer abandona, o amenaza abandonar la relación.3

MÉTODOS

Se realizó un estudio descriptivo transversal para conocer el comportamiento de la violencia contra la mujer en el microdistrito "Ignacio Agramonte", perteneciente al área de salud "Tula Aguilera" del municipio Camagüey, en el período comprendido desde el 1ro. de agosto de 1997 al 31 de enero de 1998.

La selección de los sujetos se realizó confeccionando una lista con las 1 088 mujeres entre 15 y 49 años registradas en las historias clínicas de salud familiar de los consultorios del Médico de Familia. El tamaño de la muestra se calculó empleando el programa estadístico EPIDAT. El resultado fue de 310 sujetos de investigación; posteriormente, por muestreo aleatorio sistemático (1 de cada 3), se seleccionaron las mujeres objeto de estudio. Las historias clínicas familiares constituyeron la fuente primaria de datos.

Se realizó una encuesta según criterios de expertos relacionados con la violencia contra la mujer. Con este registro primario de datos se obtuvo como resultado que de 310 mujeres encuestadas, 226 reportaron algún tipo de violencia. La información obtenida se procesó de forma computadorizada, utilizando el programa estadístico MICROSTAT, con una confiabilidad del 95 %. Los resultados se ofrecen en forma de tablas estadísticas.

RESULTADOS

En la tabla 1 se muestra el comportamiento de los distintos tipos de violencia reportadas por las mujeres con franco predominio de la violencia psicológica. Esta fue reportada por el 51,32 % de las mujeres violentadas; le sigue la violencia sexual con un 32,30 % y la violencia física con un 16,38 %.

TABLA 1. Distribución según tipo de violencia. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Agosto 1997-Enero 1998

Tipo de violencia 

Número de mujeres que reportaron violencia

%

Psicológica

116

51,32

Sexual

73

32,30

Física

37

16,38

Total

226

100

Fuente: Encuesta.

En la tabla 2 se aprecia la distribución de las mujeres que reportaron algún tipo de violencia según los grupos de edades y búsqueda de ayuda profesional. Obsérvese que predominó el grupo de 30-39 años de edad con 121 mujeres (53,53 %), le sigue el grupo de 20-29 años con 74 mujeres (32,74 %) y el de 40-49 años con 26 mujeres (11,51 %). Muestra cómo sólo 39 mujeres (17,25 %) del total de las que fueron violentadas solicitó ayuda profesional y 187 mujeres (82,75 %) no solicitaron ayuda. Se destaca el grupo de 15-19 años en el que ninguna solicitó ayuda. El grupo de edades que solicitó mayor ayuda profesional fue el de 30-39 años con 11,52 %, seguido del grupo de 20-29 años con 4,42 %.

TABLA 2. Distribución según grupos de edades y búsqueda de ayuda profesional. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Agosto 1997- Enero 1998

Grupos de edades 

Solicitaron ayuda

No solicitaron ayuda

Menos de 

No.

%

No.

%

Total

%

20 años

 

 

5

2,22

5

2,22

20-29

10

4,42

64

28,32

74

32,74

30-39

26

11,52

95

42,03

121

53,53

40-49

3

1,33

23

10,18

26

11,51

Total

39

17,25

187

82,75

226

100

Fuente: Encuesta.

Otro resultado importante se muestra en la tabla 3 donde se manifiesta la distribución según nivel de escolaridad y búsqueda de ayuda profesional. Llama la atención cómo las 2/3 partes (69,02 %) de las mujeres violentadas tienen un alto nivel de escolaridad -114 poseen nivel preuniversitario y 42 nivel universitario- en contraste con el bajo porcentaje de solicitudes de ayuda profesional del total de mujeres violentadas.

TABLA 3. Distribución según nivel de escolaridad y búsqueda de ayuda profesional. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Agosto 1997-Enero 1998

Nivel de escolaridad 

Solicitaron ayuda

No solicitaron ayuda

No.

%

No.

%

Total

%

Primaria sin terminar

-

-

1

0,44

1

0,44

Primaria terminada

2

0,88

3

1,33

5

2,22

Secundaria básica

16

7,08

48

21,24

64

28,32

Preuniversitario

15

6,64

99

43,81

114

50,44

Universitario

6

2,65

36

15,93

42

18,58

Total

39

17,25

187

82,75

226

100

Fuente: Encuesta.

Al analizar la ocupación de las mujeres violentadas predominó la mujer trabajadora con 192 mujeres (84,95 %), seguido de las amas de casa con 25 (11,06 %) y las estudiantes con 9 (3,98 %).

En cuanto a la convivencia familiar el 82,74 % de las mujeres violentadas convive en núcleos familiares de 2 a 4 miembros.

DISCUSIÓN

Por la información disponible se sabe, por ejemplo, que en los Estados Unidos mueren diariamente 4 mujeres por efecto de la violencia doméstica, y cada 5 segundos 1 mujer es golpeada. Casi el 30 % de las asesinadas mueren a manos de sus esposos o novios. En 1993 la Asociación Médica Norteamericana calculó en unos 4 millones las mujeres que eran víctimas de severas agresiones físicas en el hogar.

En el Perú el 70 % de los delitos denunciados a la policía corresponden a mujeres golpeadas por sus maridos. Una investigación realizada en Chile en 1992 reveló que el 33,5 % de las mujeres entrevistadas habían sido agredidas psicológicamente y el 26,2 % habían sido objeto de violencia física.4,5

Yoshihama, en un estudio realizado en Japón encontró que la media de la edad de las mujeres que sufren violencia es de 43,5 años; señala que las mujeres japonesas que no realizan actividades sociales son más violentadas física, sexual y emocio-nalmente que aquéllas que realizan alguna labor fuera del hogar, siendo el 3 % de las mujeres japonesas ridiculizadas verbalmente. Una de las causas más frecuentes de violencia doméstica, en este estudio, lo constituye el maltrato en las relaciones sexuales de la pareja, demostrando que el 34 % de estas mujeres poseen contracepción forzada, y un 75 % mantiene relaciones sexuales forzadas por su pareja.6

Abbot, en un estudio en Estados Unidos halló que la media de la edad de las mujeres que sufren violencia doméstica es de 34 años. Babcock asegura que las mujeres de Seattle sufren presiones sexuales por su pareja en un 85 %. Elliot, en un estudio realizado en Minnesota encuentra que el 63 % de las mujeres estudiadas sufren violencia sexual y el 36 % son maltratadas físicamente; mientras que Sansone expone en su estudio que el 25,8 % de las mujeres estudiadas en Tulsa son presionadas por la pareja y el 36,4 % sufre maltratos físicos así como el 43,7 % de las mujeres sufre de abuso emocional por su pareja, siendo el más común la ridiculización y la crítica.7-10

Murphy y Ramírez señalan en sus estudios que es más frecuente la violencia doméstica en personas que poseen bajo nivel educacional. Ramírez señala cómo la violencia sobre la mujer es mucho más frecuente en familias donde conviven más de 7 personas, y mientras más numerosas son éstas, mayor es el riesgo de ser violentada la mujer.11,12

Varios autores plantean que la mujer sufre violencia doméstica cuando sus parejas desconfían, tienen discrepancias en la relación marital, pobre comunicación interpersonal y es 3 veces más frecuentemente producida por personas que ingieren bebidas alcohólicas.8,11

CONCLUSIONES

  1. Casi las 3/4 partes de las mujeres estudiadas reportaron algún tipo de violencia.
  2. La violencia psicológica fue reportada por la mitad de las mujeres, la sexual por una tercera parte y la física la menos frecuente en las mujeres que refirieron algún tipo de violencia. La violencia fue mayormente señalada por las mujeres comprendidas entre los 30-39 años y con un nivel preuniversitario.
  3. La gran mayoría de las mujeres que reportaron algún tipo de violencia no solicitaron ayuda profesional.

SUMMARY

A descriptive cross-sectional study was conducted aimed at knowing the behaviour of violence against women at the "Ignacio Agramonte" microdistrict belonging to the "Tula Aguilera" Teaching Polyclinic, in the municipality of Camagüey, from August lst, 1997, to January 3lst, 1998. Of a universe of 1 088 women aged 15-49, 310 were surveyed. The size of the survey was calculated by using the EDIPAT statistical program. 226 women reported some type of violence, accounting for 72,9%. It was concluded that psychological violence was reported by half of the women, sexual violence by a third, and that physical violence was the ess reported. Violence was mostly reported by women aged 30-39 with a preuniversitary educational level. Most of the battered women did not ask for professional help.

Subject headings: DOMESTIC VIOLENCE; BATTERED WOMEN; SPOUSE ABUSE.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Oalleyne G. La violencia en las Américas. Washington DC: Organización Panamericana de la Salud, 1996;t1:15-20.
  2. Rodríguez AM. Lesiones a los derechos humanos: la agresión y violencia hacia la mujer. Colección Derechos Humanos 1993;1, 5-6.
  3. Palermo GB. The faces of violence. Springfield: Charles C. Thomas, 1994.
  4. Restrepo HE. Propuestas de acción para la reducción de los factores de riesgos de accidentes y violencia. Colombia 1993;1,4.
  5. Violencia contra la mujer. Bol Epidemiol 1994;116(1).
  6. Yoshihama M, Sarenson SB. Physical, sexual and emotional abuse by male intimates: experience of women in Japan. Violence Vict 1994;9(1):63-77.
  7. Abbott J, Johnson R, Koziol-Melain J, Lowenstein SR. Domestic-violence against women. Incidence and prevalence in emer-gency department population. JAMA 1995; 273(22):1763-7.
  8. Babcock JC, Waltz J, Jacobson NS, Gottman JM. Power and violence, the relation between comunication patterns, power discrepancies and domestic violence. J Consult Clin Psychol 1993;61(1):557-8.
  9. Elliot RA, Johnson MM. Domestic violence in a primary care setting patterns and prevalence. Arch Fam Med 1995;4(2):113-9.
  10. Sansone RA, Sansone LA, Widerman M. The prevalence of trauma and its relationships to bordeline personality symptoms and self-destructive behavior in a primare care setting. Arch Fam Med 1995;(5):439-42.
  11. Murphy CM. Treating perpetrators of adult domestic violence. Md Med J 1994; 43(10):877-83.
  12. Ramírez JC, Unibe G. Mujer y violencia: un hecho cotidiano. Salud Pública Mex 1993; 35(2):148-60.

 

Recibido: 10 de marzo de 1999. Aprobado: 1 de septiembre de 1999.
Dr. Alexis Culay Pérez. Calle 2da Transversal No. 3 entre J e I, La Rubia, Camagüey, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Camagüey.
2 Especialista de I Grado en Medicina Interna. Instructor. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Camagüey.
3 Especialista de I Grado en Ginecoobstetricia. Asistente. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Camagüey.
4 Licenciado en Psicología. Instructor. Policlínico Docente "Tula Aguilera". Camagüey.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License