SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 issue6Morbilidad cardiovascular en el adulto mayorHipertensión arterial en el cuerpo de guardia de un policlínico principal de urgencia author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

  • Have no cited articlesCited by SciELO

Related links

  • Have no similar articlesSimilars in SciELO

Share


Revista Cubana de Medicina General Integral

Print version ISSN 0864-2125On-line version ISSN 1561-3038

Rev Cubana Med Gen Integr vol.17 no.6 Ciudad de La Habana Nov.-Dec. 2001

 

Sexualidad en el anciano: un elemento importante en su calidad de vida

Jorge Orihuela de la Cal,1 Miguel Gómez Vital1 y Marlen Fumero Naranjo1

Resumen

Se aplicó un cuestionario a 93 personas mayores de 60 años procedentes de la ciudad de Matanzas y atendidas por el Médico y la Enfermera de la Familia, para abordar algunos aspectos importantes sobre la sexualidad. La actividad e interés sexual se conserva en la mayoría de los hombres, mientras que en las mujeres sobresale la indiferencia. Entre las enfermedades crónicas no transmisibles que padecen están la hipertensión arterial y la artrosis. Los medicamentos más empleados son los sedantes y los antihipertensivos.

DeCS: SEXUALIDAD; ANCIANO; CALIDAD DE VIDA; CONDUCTA SEXUAL; MEDICINA FAMILIAR; HIPERTENSION/quimioterapia; ARTRITIS/quimioterapia.

El desarrollo sexual humano es un proceso que abarca toda vida. Cada persona tiene sentimientos, actitudes y creencias sexuales procesadas a través de una perspectiva intensamente individual, la cual se conforma por experiencias personales, tanto íntimas como sociales. Existe la tendencia a ignorar, subestimar, sensacionalizar a veces, y en la mayoría de las ocasiones no creer en las capacidades, deseos y necesidades que tienen los ancianos en la esfera sexual.1-3 Por todo ello, la problemática de la expresión sexual en el anciano se agrava no solo por los estereotipos sociales, sino también porque muchas veces existe la falta de la otra pareja, siendo importantre el apoyo de su familia.4-7

La sexualidad es un elemento fundamental en la buena calidad de vida de los ancianos, por lo que se hace necesario el conocimiento de algunos factores que permitan poder brindarles una atención óptima e integral. Es por eso que profundizaremos en este tema, interesándose en los critrerios de estas personas, su actividad sexual, los antecedentes patológicos personales y la farmacodependencia.

Métodos

Se realizó un estudio exploratorio que pretendía abordar algunos aspectos importantes sobre la sexualidad en la tercera edad. Se aplicó una encuesta cualitativa durante el segundo semestre de 1999 a 93 personas mayores de 60 años, asistentes a círculos de abuelos, todos de la ciudad de Matanzas y atendidos por el Médico y la Enfermera de la Familia. Utilizamos la estadística descriptiva para procesar los datos que expusimos en tablas (anexo).

Resultados

El análisis de las encuestas arrojó que el 59,1 % de los abuelos considera que no importa la edad para llevar a cabo la sexualidad, mientras que la mayoría de las ancianas creen que es propia de la juventud (49 %), aunque el 42,9 % coincidió con los ancianos. Con porcentajes muy bajos esta pregunta quedó sin repuesta (tabla 1).

Tabla 1. Consideraciones sobre la sexualidad

Respuesta
Sexo masculino
Sexo femenino
No
%
No
%
Propia de la juventud
14
31,8
24
49
No importa la edad
26
59,1
21
42,9
Sin respuesta
4
9,1
4
8,1

Fuente: Encuesta.

La actividad e interés sexual en los ancianos está conservada según el 52,3 % y por un 24,5 % en las abuelas. La indiferencia predomina en ellas con el 42,9 % y por un 25 % entre ellos. El 32,6 % de las abuelas y el 22,7 % de los hombres refieren que terminó su actividad sexual (tabla 2).

Tabla 2. Actividad e interés sexual

 
Sexo masculino
Sexo femenino
Respuestas
No
%
No
%
Conservada
23
52,3
12
24,5
Indiferente
11
25,0
21
42,9
Terminó
10
22,7
16
32,6

Fuente: Encuesta.

Pudimos comprobar que en ambos sexos sobresale la hipertensión arterial y la artrosis como entidades que pudieran afectar su sexualidad. Se citan otras, pero con porcentajes más bajos (tabla 3).

Tabla 3. Afecciones crónicas padecidas

Enfermedades crónicas
Sexo masculino
Sexo femenino
No
%
No
%
HTA
18
40,9
22
44,9
Artrosis
12
27,3
18
36,7
Diabetes mellitus
2
4,5
5
10,2
Insuficiencia cardiaca
9
20,5
2
4,1
Cardiopatía isquémica
5
11,4
2
4,1
Otras
2
4,5
1
2

Fuente: Encuesta.

Existe habituación a la toma de sedantes según el 49 % de ellas y el 36,4 % de ellos. Se demostró que hay más ancianas tomando antihipertensivos, con 40,8 % por un 31,8 % entre los abuelos. También sobresale la ingestión de antidepresivos en el sexo femenino con 51 % (tabla 4).

Tabla 4. Medicamentos más ingeridos

Medicamentos Sexo masculino Sexo femenino
No % No %
Sedantes 16 36,4 24 49
Antihipertensivos 14 31,8 20 40,8
Antidepresivos 8 18,2 25 51
Otros 13 29,5 11 22,4

Fuentes: Encuesta.

Discusión

La sexualidad es una dimensión humana que abarca todo nuestro ser y desaparece solo con la muerte. En ella intervienen elementos biológicos, psicológicos y socioculturales.1,2

En ocasiones, los jóvenes creen inaceptable la expresión de la actividad sexual en el anciano. Según estudios, el interés y la actividad sexual en ambos sexos disminuye con la edad, ocurren cambios biológicos que deden conocer el anciano y los médicos para evitar confundir situaciones como la impotencia en el hombre y la interpretación correcta de las molestias y el dolor que durante las relaciones sexuales puede padecer la mujer.3,7

La mujer anciana puede compensar los cambios mejor que los hombres, pues por lo general basta con tener una lubricación adecuada para disfrutar la relación.5-7 Se debe tener en cuenta también que muchos medicamentos pueden inhibir el funcionamiento sexual como las drogas antihi-pertensivas, los diuréticos, las benzodiacepinas, etcétera.1,2

Conclusiones

Existen diversas opiniones sobre la sexualidad, con un predominio del criterio de que esta debe suceder sin tener en cuenta la edad, aunque algunos la asocian a la juventud. La actividad e interés sexual está más conservada en los hombres, mientras que en las mujeres sobresale la falta de interés.

Entre las entidades crónicas que padecen, y que han podido afectar su sexualidad, encontramos la hipertensión arterial, la artrosis y la diabetes mellitus. Las drogas que más se ingieren en estas edades son los sedantes y las antihipertensivas, que son grupos de medicamentos que pueden también reducir la actividad sexual.

Es vital incrementar la preparación sobre la sexualidad en esta etapa de la vida, también al personal de la salud, en función de mejorar la calidad de vida de estas personas con un enfoque amplio de criterios y acciones.

Summary

A questionnaire was applied to 93 persons over 60 from the city of Matanzas that are attended by the family phyisician and nurse to deal with some important aspects about sexuality. Most of men maintain their sexual activity and interest, whereas indifference prevails among women. Arterial hypertension and arthrosis are among the chronic non-comunicable diseases suffered by them. Sedatives and antihypertensives are the most used drugs.

Subject headings: SEXUALITY; AGED; QUALITY OF LIFE; SEX BEHAVIOR; FAMILY PRACTICE; HYPERTENSION/drug therapy; ARTHRITIS/drug therapy.

Referencias bibliográficas

  1. Masters W, Jonhson V. Respuesta sexual humana. 2 ed. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1989:201-32.
  2. Masters W, Jonhson V, Kolodny R. La sexualidad humana. La Habana: Editorial Científica-Técnica, 1988:419-44.
  3. Leiva Marín Y. Algunos temas sobre la sexualidad. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1994:81-2.
  4. López F. Historia de la sexología. Rev Sexol Soc 1996;22-6.
  5. Navarro D, Artiles L. La menopausia no es el fin de la vida. Rev Sexol Soc 1996;35-9.
  6. Artiles L. Climaterio: cambios en la conducta sexual. Rev Sexol Soc 1998;38-9.
  7. Díaz Tabares O, Soler Quintana M, García Capote M. El apgar familiar en ancianos convivientes. Rev Cubana Med Gen Integr 1998;14(6):548-53.

Recibido: 26 de junio de 2000.
Aprobado: 25 de noviembre de 2000.

Dr. Jorge Orihuela de la Cal. Dirección Provincial de Salud, Matanzas, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Medicina General Integral.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License